Innovación

4 falsos mitos de los coches eléctricos en invierno

4 falsos mitos de los coches eléctricos en invierno

Desmontamos cuatro mentiras extendidas acerca de los coches eléctricos en invierno. Mitos como que los frenos pierden eficacia o que necesitas mucho más tiempo para cargarlos.

Muchas son cosas del pasado…

No, por mucho que tu cuñado se empeñe, el Renault ZOE que conduce tu vecino no se queda sin autonomía por culpa del frío. Ni los eléctricos Renault, ni los demás. Esto es una de la cuatro mentiras que te han contado de los coches eléctricos en invierno.

La batería del próximo coche eléctrico podría estar hecha… de cáscara de almendra

Para poner las cosas en su sitio, Alphabet ha pedido colaboración a un experto en movilidad eléctrica de BMW que ha desmontado los mitos que han surgido en torno a los coches enchufables y su funcionamiento en épocas de frío.

Porque digo yo, si Noruega donde no sale el sol durante meses, está considerado el paraíso de los coches eléctricos, no deben fallar tanto.

Mentira nº 1: pierden la mitad de su autonomía

Es cierto que esto ocurría en algunos de los primeros coches eléctricos, pero hace tiempo que está resuelto.

Los sistemas de calentamiento de las baterías, de serie en la mayoría de los modelos más nuevos, evitan que consuman demasiada energía, protegiendo la batería para que no se enfríe en exceso.

Mentira nº2: no debes usar la calefacción

“Los coches convencionales usan el calor desperdiciado para calentar el interior, mientras que con los eléctricos la calefacción debe generarse de manera específica”, explica Wieland Brúch, experto en movilidad eléctrica de BMW.

La solución no supone echar mano de guantes y gorro, sino precalentar el coche mientras se carga. Durante la conducción, si tu coche dispone de esta opción, es preferible utilizar los calefactores de los asientos. “Calentar los asientos supone un uso muy eficiente de la energía. Se calienta bien el interior del coche con un uso comparativamente bajo de energía. Con una autonomía en la práctica de unos 260 km, el calentamiento inicial suele consumir entre 6 y 8 km, es decir, solo el 3 % de la autonomía total, según el modelo de coche”, asegura Brúch.

Mentira nº3: el tiempo de carga es mucho mayor

“Los coches eléctricos modernos pueden cargar sin problemas ni retrasos con temperaturas de hasta -10/-15 °C”, afirma el experto alemán.

Según Brúch, el frío solo juega un papel importante en las estaciones de carga rápida, pues la batería debe estar a cierta temperatura para cargarse eficazmente. “Pero tan pronto el coche se enchufa, la batería se aclimata”, asegura.

Un truco: para garantizar un aporte energético óptimo, se recomienda cargar el coche tras haberlo conducido, o guardarlo en garaje.

Mentira nº4: los frenos pierden eficacia

Los coches eléctricos modernos utilizan un sistema de frenado regenerativo, por el que se recupera la energía empleada en desacelerar el automóvil. Esto también significa que al quitar el pie del acelerador se desacelera inmediatamente el vehículo, factor que sí se ve afectado por el frío. Sin embargo, esto no supone efecto alguno en el rendimiento de los frenos, sino que quizá no se obtenga la misma cantidad de energía en el proceso de frenado que en circunstancias normales.

*Artículo original publicado por Noelia López en Autobild

Sobre el autor

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.