Energía Innovación

17 consejos para ahorrar reduciendo el gasto de energía en tu cocina

17 consejos para ahorrar dinero reduciendo el gasto de energía en tu cocina

Uno de los errores que cometemos a la hora de ahorrar, es dar por hecho que no podemos hacer nada para reducir el gasto energético con los electrodomésticos. Te contamos cómo ahorrar gracias a tu cocina.

Cuando queremos ahorrar dinero en casa nos centramos en las fuentes de luz, la calefacción o el aire acondicionado. Y está muy bien, pero no es ahí donde se produce el mayor consumo. Vamos a ver cómo ahorrar dinero en la cocina reduciendo el gasto energético.

En la cocina están los electrodomésticos que más consumen: el frigorífico, el horno, la placa vitrocerámica o la cocina de gas, el microondas, etc. También es un lugar en donde se acumula calor, y eso obliga al frigorífico a gastar más electricidad. Y es el lugar en donde se consume más agua, tanto en el propio proceso de cocinado como en el de limpieza, el lavavajillas, la lavadora si la tenemos en la cocina como ocurre en las casas pequeñas, etc.

Si queremos reducir la factura de la luz, tenemos que empezar por la cocina. Vamos a ver algunos trucos y consejos para reducir el gasto energético.

Ahorraremos en agua y en luz si incidimos en tres elementos: los electrodomésticos, el uso de la propia cocina y la temperatura ambiental.

Son consejos fáciles de aplicar, y la mayoría no te costarán nada.

Los electrodomésticos

Prácticamente todo el gasto energético que se produce en la cocina, lo originan los electrodomésticos. Si reducimos su consumo, reduciremos el gastos energético global de la cocina.

Además, hay que tener en cuenta que son los que más consumen de la casa. El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) publicó el informe del consumo energético en España en 2016, y en él podemos ver los electrodomésticos que más consumen en cada hogar:

Vemos como los frigoríficos, congeladores, lavadoras y lavavajillas suman casi el 60% del gasto de los electrodomésticos. Solo el frigorífico representa el 22% de la factura de la luz.

Mejora la eficiencia energética

La primera medida para reducir el gasto en la cocina, es aumentar la eficiencia energética de los electrodomésticos, es decir, comprar uno que haga la misma tarea con un menor consumo. Lógicamente si los has comprado hace poco no los vas a renovar. Pero si tienes una nevera o un horno con más de 10 años de antigüedad, plantéate cambiarlos. Un electrodoméstico moderno consume entre un 20% y un 40% menos que uno de hace 10 o 15 años.

Desde 2011 todos los electrodomésticos que se venden en la Unión Europea llevan una etiqueta de eficiencia energética, dividida en varias partes:

Etiqueta

Entre un electrodoméstico con una calificación A+++, la más eficiente, y otro con una calificación F, la menos eficiente, hay una diferencia de consumo de un 40%. No solo te ahorras un 40% en luz y agua, sino que también contribuyes a cuidar el medio ambiente y a reducir el cambio climático.

En primer lugar tenemos la marca y modelo del electrodoméstico, en la parte superior (1).

Justo debajo se muestra la eficiencia energética (2), dentro de una etiqueta de color negro. A su izquierda están los diferentes valores que existen, en forma de barras de colores.

La eficiencia energética se mide con letras. De menor a mayor eficiencia: F, E, D, C, B, A, A+, A++, A+++. Entre la primera y la última, hay una diferencia de consumo de un 40%.

El siguiente dato de la etiqueta (3) es lo que consume el electrodoméstico en un año, medido en Kilovatios/hora al año. (KWh/año). En la factura de la luz te aparece lo que te cuesta cada KWh. Solo tienes que multiplicar para obtener el gasto de luz al año.

Junto a este valor suele haber otros datos, según el tipo de electrodoméstico. Por ejemplo, las lavadoras llevan una casilla del consumo de agua anual, o del ruido que hacen.

Si usas una nevera o un horno con eficiencia energética A++ o A++, te puedes ahorrar entre 40 y 100€ al año en la factura de la luz, con respecto a uno E o F.

Gas, mejor que electricidad

Algunos electrodomésticos del hogar como la cocina, pueden funcionar con gas o con electricidad. Si puedes elegir el gas es energéticamente más eficiente: cuesta menos obtener la misma energía.

Si vas a poner vitrocerámica, las placas de inducción consumen un 20% menos de electricidad que la vitro convencional.

El tamaño, el justo

La mayoría de los electrodomésticos tienen diferente capacidad, y como más tengan, más consumen. Compra siempre los electrodomésticos en función del núcleo familiar. Si en casa solo viven dos personas no compres una lavadora con tambor grande. Si es un piso de soltero, no necesitas un microondas XXL, o una lavavajillas de alta capacidad…

El microondas gasta menos

A la hora de cocinar, el electrodoméstico que menos consume es el microondas, seguido de la olla a presión, las cazuelas, y el horno, que es el que más gasta.

La colocación es importante

No pongas la nevera en un lugar donde pegue el sol, o cerca del horno. Debe estar en el lugar más fresco posible. Y debe quedar un hueco de al menos 10 o 15 centímetros entre la nevera y la pared, para que disipe el calor que emite el motor.

El uso de la cocina

Mientras cocinamos o cuando hacemos tareas en la cocina, podemos reducir aún más el consumo de electricidad o agua.

Utiliza temporizadores

La mejor forma de ahorrar en la factura de la luz o gas en la cocina, es usar temporizadores. Cuando pongas agua a hervir para cocer unas verduras, o pongas unas lentejas o un cocido al fuego, pon una alarma en el móvil con el tiempo exacto de cocinado, o dile a Alexa o al Asistente de Google, que inicien un temporizador.

Parece una tontería, pero si pones algo al fuego y te vas de la cocina a hacer otras cosas, lo más probable es que te olvides y lo dejes más tiempo del necesario. Posiblemente a la comida no le ocurra nada si te pasas 5 o 10 minutos, y el agua hirviendo se evaporará, pero ese tiempo extra ha supuesto un gasto en gas o luz innecesario.

Ajusta la temperatura de la nevera

La nevera es uno de los escasos electrodomésticos que está encendido las 24 horas del día. Subir un grado la temperatura puede suponer un ahorro del 12% en el consumo.

En buena parte de España la diferencia de temperatura de la cocina en invierno y verano puede ser de 10 o 12 grados, así que la nevera no trabaja igual. Del mismo modo, no necesitamos las bebidas muy frías en invierno. Sube un poco los grados en esta época, y bájalos en verano. Pero asegurándote siempre de que respetas las temperaturas que exigen alimentos críticos como la carne o el pescado.

En el congelador, lo mínimo

No tiene sentido meter tres kilos de carne en el congelador para mantenerla 6 meses. Intenta guardar lo mínimo posible, ya que como más lleno esté el congelador, más consume la nevera.

Cuando tengas que descongelar algo, no lo metas directamente al microondas, o al fuego. O bajo el agua. Déjalo la noche antes en la nevera, para que se descongele solo.

Usa la cocina con cabeza

Muchas acciones cotidianas nos ayudan a ahorrar luz.

En verano intenta cocinar en las horas de menos calor, para que no suba mucho la temperatura y la nevera tenga que trabajar más.

Tapa siempre las cazuelas mientras cocinas, para que se conserve el calor. En cocciones largas, usa una olla a presión en vez de las mencionadas cazuelas.

Si tienes una vitrocerámica puedes apagar los fuegos 5 minutos antes de terminar la cocción, ya que conservan mucho el calor.

No abras la nevera muchas veces, ni la dejes abierta mucho tiempo. Tampoco metas comida caliente dentro, espera a que se enfríe.

De la misma forma, no abras el horno solo para mirar. Cada vez que lo haces, pierde el 20% del calor acumulado.

Usa los modos ECO

Muchos electrodomésticos, como el lavavajillas, la lavadora o la nevera, tienen un modo ECO, o modo de ahorro. Úsalo siempre que puedas. Si la ropa sale más mojada sécala en el tendedero, y si la vajilla está húmeda, deja la puerta abierta del lavavajillas una o dos horas hasta que se seque.

Modo eco

Son pequeñas molestias, a cambio de ahorrar un poco con los Modos ECO.

Siempre llenos

No pongas la lavadora para un par de camisetas o el lavavajillas para los platos de la cena. Espera a que se llenen o usa modos ECO.

Pero no laves al mano. Aunque no lo creas, se consume más agua y más calor para calentarla.

La tarifa por horas

Si tienes una tarifa de luz por horas no pongas el lavavajillas después de comer o de cenar, ya que a esas horas la luz es más cara. Mejor a primera hora de la mañana. Las horas más caras son entre las 20 y las 23 horas.

En esta web puedes ver lo que cuesta el KWh en cada hora del día, en tiempo real:

Usa el lavavajillas o la lavadora en las horas más baratas. Pero no te obsesiones con el tema. Un ciclo de lavado cuesta unos 12 céntimos en luz, así que no vas a ahorrar tanto.

Con una tarifa regulada como la de PVPClos precios de la luz son algo más bajos el fin de semana. Aprovecha para poner la lavadora, el lavavajillas, usar el horno, etc.

Pásate a la tarifa nocturna

Si pasas poco tiempo en casa durante el día o puedes permitirte el lujo de poner la lavadora o el lavavajillas durante la noche, plantéate contratar la Tarifa Nocturna, que es más barata.

Otros trucos y consejos

Aún hay otras cosas que puedes hacer para reducir aún más el gasto energético en la cocina.

La potencia contratada

La potencia contratada o facturada nos indica lo que podemos consumir al mismo tiempo. Por ejemplo, si la potencia contratada es de 3,45 KW no podemos usar electrodomésticos al mismo tiempo que superen los 3.450 vatios, porque saltarán los plomos. Como más potencia contratada tengamos más pagamos incluso aunque no usemos electricidad. A cambio, podemos usar más electrodomésticos al mismo tiempo.

Como podemos ver en la siguiente factura, la potencia contratada tiene un coste fijo independiente del consumo que hagamos, y en ocasiones puede suponer hasta el 50% de la factura. Y tendrás que pagarlo incluso aunque te marches un mes de vacaciones y no uses la luz:

Potencia

Debes comprobar si tienes contratada la potencia correcta. Si enciendes el horno y el microondas al mismo tiempo, o el horno y  la lavadora o el lavavajillas, y no se va la luz, posiblemente tengas contratada más potencia de la que necesitas. En este enlace te explicamos cómo calcular la potencia contratada que necesitas.

Cada KW extra de potencia contratada puede suponer más de 4€ en la factura del mes. Te puede interesar no poner al mismo tiempo los electrodomésticos más potentes (como hemos dicho, horno y lavadora por ejemplo), y bajar la potencia contratada.

Debes solicitarlo a la compañía eléctrica, pero ten en cuenta que tanto bajar como subir la potencia contratada cuesta dinero, y sólo la puedes cambiar una vez al año.

Reduce el standby

El standby es lo que consumen los electrodomésticos mientras están enchufados, aunque no los uses. Una pequeña lucecita roja que se queda encendida por las noches, nos da una pista de que ese electrodoméstico usa standby. Y aunque parezca que no consume, el  standby supone cerca del 8% del gasto en la factura de la luz.

Para eliminarlo debes desenchufar los electromésticos, como el microondas o el horno. Si los enchufes están en lugares complicados como detrás de un armario, o debajo de la mesa, merece la pena conectar los electrodomésticos a una regleta o ladrón que disponga de un interruptor, para apagarlos todos desde ahí:

También hay enchufes inteligentes que se apagan con un mando a distancia, o mediante programación.

Usa bombillas LED

Cambia todas las bombillas de la cocina por luces LED. Son más ecológicas que otros tipos de bombillas, consumen entre un 70 y un 80% menos que las incandescentes y un 30% menos que las fluorescentes.

Además soportan mejor los golpes, tienen una vida útil más larga, no emiten rayos UV, se encienden inmediatamente y no necesitan calentarse, entre otras ventajas.

Hemos visto algunos consejos para reducir el gasto energético en la cocina.

*Artículo original publicado en Computerhoy.com

Te recomendamos

Sobre el autor

Juan Antonio Pascual

Periodista, informático o escritor vocacional según lo requiera la ocasión, he colaborado en más revistas de informática y videojuegos de las que puedo recordar.
Centrado ahora en contenidos web, me encontrarás en Personal Computer & Internet, computerhoy.com y ticbeat.com.