Innovación

El 1% más rico emite el doble de carbono que la mitad pobre del planeta

emisiones uno por ciento

Existe una profunda brecha en torno a la huella de carbono según cuanto abulte tu cartera: en las últimas tres décadas el 1% más rico de la población ha emitido el doble de carbono que la mitad más pobre del planeta.

Urge reducir las emisiones, pero son los más adinerados del globo los que deben ponerse manos a la obra, ya que en ellos recae la responsabilidad, el consumo y la elevadísima huella de carbono. 64 millones de personas que componen el 1% de la población mundial son responsables de alrededor del 15% de todas las emisiones de carbono entre 1990 y 2015, según una nueva investigación realizada para Oxfam por el Instituto Ambiental de Estocolmo.

A su vez y en contrapartida, 3.100 millones de personas que componen la mitad más pobre del mundo únicamente emiten de forma conjunta el 7% de la contaminación mundial, un reflejo de la profunda brecha y de la paradójica realidad: aquellos que menos responsables son de las emisiones son quienes más sufren los agravios del cambio climático. Para 2030 se estima que habrá 120 millones de refugiados climáticos.

El estudio de Oxfam sugiere que las naciones más ricas del mundo necesitarán transformar radicalmente, y limpiar, su infraestructura y economías si nosotros, como planeta, queremos cumplir los objetivos establecidos por el acuerdo climático de París de 2015. De lo contrario, las naciones pobres no podrñan reducir su tasa de pobreza. Entre el inicio de la década de los noventa y 2015 las emisiones anuales se dispararon un 60%, período en el que las naciones ricas agotaron casi un tercio del presupuesto de carbono de la tierra.

Por qué la contaminación del agua de Varsovia depende de 8 almejas

A pesar de una fuerte disminución de las emisiones de carbono debido a la pandemia, el mundo sigue en camino de calentarse varios grados este siglo, lo que amenaza a las naciones pobres y en desarrollo con toda la gama de desastres naturales y desplazamientos migratorios: huracanes, tifones, zonas costeras inundadas, sequía o desertificación son algunas de las consecuencias.

El presupuesto de carbono se trata del límite de las emisiones acumulativas de gases de efecto invernadero que la humanidad puede producir antes de que los aumentos catastróficos de temperatura sean inevitables. Varios análisis han advertido que sin una economía global completamente remodelada que dé prioridad al crecimiento verde, los ahorros de contaminación debido a COVID-19 tendrán un impacto mitigador insignificante sobre el cambio climático.

En estos momentos, los gobiernos deben poner los desafíos gemelos del cambio climático y la desigualdad en el centro de cualquier plan de recuperación de COVID-19. “Está claro que el modelo de crecimiento económico altamente desigual y con alto contenido de carbono durante los últimos 20 a 30 años no ha beneficiado a la mitad más pobre de la humanidad”, apuntan los responsables de la investigación.

“Mis pueblos indígenas han sido los más afectados por la destrucción del medio ambiente. Ahora es el momento de escuchar, integrar nuestro conocimiento y priorizar salvar la naturaleza para salvarnos a nosotros mismos”, apunta Hindou Oumarou Ibrahim, activista ambiental y presidenta de la Asociación de Mujeres y Pueblos Indígenas de Chad comentando el informe.

“Sin adaptaciones, esas naciones podrían verse atrapadas con la opción de aliviar la pobreza o proteger el clima, todo porque no se les concedió margen de maniobra”, dijo a la AFP Tim Gore, jefe de políticas, defensa e investigación de Oxfam.

Fuente | Futurism

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.