Empresa

5 zonas que todas las oficinas modernas deberían tener

5 zonas que todas las oficinas deberían tener

Desde Steelcase nos aportan todas las zonas indispensables que debe tener una oficina que se precie para incentivar la colaboración, la alta productividad o la motivación de las personas que componen la plantilla.

La cultura corporativa ha cambiado mucho, en gran parte motivada por los avances atronadores ligados a la transformación digital, por lo que las oficinas de hoy en día no pueden contar con un diseño obsoleto propio de varias décadas atrás, sino que este debe abarcar las diferentes fases de los proyectos y las claves del día a día. 

9 tácticas efectivas para aumentar la felicidad y la productividad en tu empresa

Para afrontar los procesos de modo eficaz y ofrecer un amplio rango de espacios que pongan el foco en el bienestar de los empleados Steelcase, compañía especializada en el diseño de espacios de trabajo, desvela cuáles son las cinco zonas con las que todas las oficinas deberían contar. La clave reside en que los espacios no supongan barreras u obstáculos frente al trabajo sino estímulos para el buen desempeño y la creatividad.

Colaboración: juntos hacemos más

Colaboración

Resulta fundamental adaptarse a los nuevos entornos de trabajo colaborativo, por lo que es muy importante contar con zonas de reuniones, formales o informales, donde mantener encuentros con nuestros compañeros o clientes sin molestar al resto de los compañeros. No es preciso que sean cerradas, aunque lo óptimo será incorporar elementos divisorios con plantas o mobiliario. También será oportuno crear salas de reuniones de diferente densidad o que puedan reconfigurarse fácilmente.

Concentración: ayudar al cerebro a pensar mejor

inaudita y espectacular Jetpack The Speeder, una moto voladora que llega a los 4.500 metros de altura.

Una de las quejas más frecuentes en los espacios de trabajo abiertos es la incapacidad para concentrarse en una actividad que requiere un alto grado de comprensión y abstracción, algo que recapituló la Universidad de Harvard en este estudio. Según una encuesta sobre privacidad en el espacio de trabajo realizada por Steelcase, el 85% de los empleados no puede concentrarse en los espacios diáfanos y la tercera parte, el 31%, se ve obligado a salir de la oficina para finalizar su tarea.

Por tanto, resulta clave el vínculo entre privacidad y concentración a la hora de contar con espacios en la oficina. Alejandro Pociña, presidente de Steelcase subraya que “la privacidad no consiste en instalar cuatro paredes y una puerta, sino en tener la capacidad para controlar tanto los estímulos internos como los externos que cada trabajador quiera recibir”. El experto recomienda tanto espacios para realizar un trabajo individual que requiera un alto grado de atención, pero también otros para conversaciones privadas o llamadas personales.

Aprendizaje: todos aprendemos, todos enseñamos

Aprendizaje

El liderazgo ya no es autoritario, unidireccional ni molítico, sino que existen numerosos modelos en la actualidad, como el liderazgo de servicio. con jefes más cercanos y accesibles. De este modo el aprendizaje se ha vuelto multidireccional, interactivo y fundamental para todos los miembros de la empresa.

Desde Steelcase recomiendan proporcionar áreas específicas para el intercambio de conocimiento, incluso en los espacios de paso, como llave para desarrollar un aprendizaje dinámico y flexible.

Regeneración: el valor de las relaciones

Oficina

Compartir tiempo con los compañeros socializando, tomando un café, comiendo o compartiendo experiencias es fundamental para estar conectado con la organización y fomentar el espíritu de equipo.

El concepto de workcafé cumple este propósito. Por un lado, ofrece un entorno donde los trabajadores pueden comer o tomar un café, pero a la vez inyecta un ambiente estimulante para que la colaboración y la creatividad fluyan de forma natural en un contexto más informal. Estos lugares deben caracterizarse por la integración de las tecnologías, un diseño acogedor y servicios de soporte prácticos.

Relajación: desconectar para volver a conectar

Imagen | Jack Fermon

Imagen | Jack Fermon

Los altos ritmos de estrés diarios deberían verse compensados con alguna actividad que disminuya la tensión. Es por eso que abundan en las oficinas modernas zonas específicas de relajación para realizar actividades como meditación y yoga, así como espacios verdes y al aire libre para conectar con la naturaleza.

También son recomendables las áreas de juego, ocio, entretenimiento o desconexión, incluso para echar una siesta, algo que es habitual en países como Japón.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.