Empresa

Un experto explica por qué Amazon podría tener los días contados

Te hablamos de la diversidad de inversiones que posee Jeff Bezos, el fundador del gigante Amazon

Doug Stephens, experto en ventas minorista ha explicado en su web empresarial llamada “Businessoffashion.de” por qué Amazon podría tener los días contados.

A pesar de que Amazon genere todo tipo de opiniones, no se puede negar el increíble éxito del gigante del comercio minorista.

Sin embargo podría tener los días contados, según Doug Stephens, experto en ventas minoristas y fundador de Retail Prophet.

Esto se debe a que está siguiendo los mismos patrones que otras empresas como Walmart, que tras sufrir una gran caída de ventas en 2015 no ha logrado lanzarse al comercio minorista en línea a pesar de contar ya con más de 4.000 sucursales.

En su web empresarial llamada “Businessoffashion.de” Stephens explica cuándo y por qué Amazon podría terminar igual o incluso peor, en la ruina.

Amazon tiene que pensar más allá de la caja

Amazon presenta una gran desventaja con respecto a otros competidores: solo puedes comprar online.

Las personas no solo compran porque quieran los productos lo más rápido posible, sino que quieren salir de casa, poder tocarlos y compararlos entre sí, probar cosas nuevas o inspirarse.

400 políticos firman una carta acusando a Amazon por su trato laboral, coste ambiental e impuestos

Stephens cree que es peligroso detenerse o centrarse solo en estructuras como el envoltorio. Lo que funcionó estos los últimos 10 años no tiene por qué funcionar en un futuro.

No presta suficiente atención a sus clientes

Este problema es consecuencia del primero. Cuando se funda una empresa, los responsables saben que el producto o servicio que van a ofrecer es lo que el cliente quiere y necesita. Ahí está la clave del éxito.

En Amazon ha ocurrido así hasta ahora, es decir, a los clientes les gusta el servicio que ofrece Jeff Bezos, pero ¿hasta cuándo?

La empresa actualmente se está enfocando en cosas como la optimización de procesos, lo que podría alejarle de su misión inicial, perdiendo así el contacto con el cliente y sus deseos. Es un punto débil que la competencia puede atacar fácilmente.

Le importa muy poco conseguir una imagen externa positiva

Muchos empleados sostienen que no reciben el buen trato que deberían por parte de la compañía. Esto se debe a la presión que ejercen sobre ellos y sus medidas de austeridad.

Si un empleado no se atreve a ir al baño porque teme que lo critiquen por su bajo desempeño laboral, esto no será solo un problema para el entorno de trabajo y el propio trabajador, sino que si se da a conocer podría llegar a ser especialmente negativo para la imagen global de la empresa.

Sus socios buscarán empresas más cooperativas y cercanas

En 2017 Amazon llamó la atención de numerosas empresas gracias a su modelo de negocio de pedidos por correo, pero también por apostar por la creación de productos propios muy similares a los de las empresas agregadas.

Según Stephens, esto no fue ninguna coincidencia, ya que si las transacciones se realizan a través de Amazon, esta también recibe los datos, sabe cuáles son las cifras de ventas y qué productos son más populares.

Por tanto, es lógico que los clientes se cambien a productos muy similares, pero más baratos como, en este caso, los de Amazon.

Sin embargo, el experto en ventas considera que esta estrategia no será sostenible por mucho tiempo porque a largo plazo los socios abandonarán y migrarán a servicios de entrega que realmente cooperen con ellos.

Todos estos factores podrían significar que Amazon acabará sufriendo pérdidas durante la próxima década siendo reemplazada por cualquier otra empresa similar que ofrezca mayor cercanía con el consumidor.

*Artículo original publicado en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider