Empresa

Uber debe a Nueva Jersey 649 millones de dólares por no calificar de empleados a sus conductores

Los 25 objetos más curiosos que los pasajeros se dejaron en un Uber

Nueva Jersey solicita a Uber 649 millones de dólares en concepto de impuestos atrasados de hace cuatro años por calificar a sus trabajadores como contratistas independientes en lugar de como empleados.

Según informaban desde Bloombgerm Uber Technologies Inc. le debe a Nueva Jersey aproximadamente 650 millones de dólares en concepto de impuestos de seguro de desempleo y discapacidad porque, tal y como dijo el departamento de trabajo del estado, la compañía de viajes compartidos ha clasificado erróneamente a los conductores como contratistas independientes.

El departamento de trabajo de Nueva Jersey ha estado detrás de Uber por impuestos laborales no pagados durante al menos cuatro años, según los documentos, que Bloomberg Law obtuvo a través de una solicitud de registros públicos abiertos. “Estamos desafiando esta determinación preliminar pero incorrecta, porque los conductores son contratistas independientes en Nueva Jersey y en otros lugares”, dijo la portavoz de Uber, Alix Anfang.

Aunque en primer lugar esta determinación estatal está limitada al seguro de desempleo y discapacidad, también podría suponer que Uber debe pagar a los conductores el salario mínimo y las horas extras según la ley estatal. De este modo, el coste que asume Uber por conductor, así como Lyft, sus principales competidores, podría incrementarse en más del 20% si se ven obligados a reclasificar a los trabajadores como empleados, según Bloomberg Intelligence.

Son asalariados, no autónomos: 97 riders ganan la mayor sentencia colectiva contra Deliveroo

Desde numerosas organizaciones reclaman un trato más justo a los conductores por parte de estas compañías que, inscritas en la gig economy, dañan no solamente a los conductores al obligarlos a ser autónomos, sino también a los estados y a los propios contribuyentes.

Nueva Jersey informó a Uber en 2015 que había obtenido una sentencia judicial que ordenaba a la compañía pagar alrededor de 54 millones de dólares en contribuciones por seguro de desempleo y discapacidad temporal vencidas. No está claro si la compañía alguna vez abonó alguna cantidad de dicha factura.

Nueva Jersey emplea una versión de la prueba “ABC” para determinar si los trabajadores son empleados o contratistas. Para clasificar a los trabajadores como contratistas, la ley estatal requiere que una compañía demuestre que no controla el trabajo y que el servicio prestado está fuera de su “curso habitual” de negocios, o fuera de los lugares de negocios donde se localizan los servicios.

Uber, Lyft y otras plataformas online de economía colaborativa presionaron sin éxito para detener una nueva ley en California que utilizará una prueba similar para distinguir entre contratistas y empleados. Las compañías habían ofrecido instituir salarios mínimos, beneficios portátiles como licencia por enfermedad pagada y algunos derechos de negociación colectiva a cambio de ser excluidos de la nueva ley. Los defensores de los trabajadores dicen que estos operadores eluden sus responsabilidades básicas al no tratar a sus conductores como empleados. 

Fuente | Bloomberg

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.