Empresa

Trabajo pone la lupa sobre los falsos autónomos de Glovo y Deliveroo.

Son asalariados, no autónomos: 97 riders ganan la mayor sentencia colectiva contra Deliveroo

El Gobierno en funciones prevé regular a los riders de Deliveroo y Glovo y es acabar con los falsos autónomos y los abusos laborales en el sector delivery. Esta medida formaría parte de la derogación de los aspectos más lesivos de la reforma laboral de 2012, que incluye una revisión más amplia de la legislación laboral para dar entrada a nuevos tipos de empleo.

La Inspección de Trabajo cerca a Glovo y Deliveroo.

En plena guerra judicial de los falsos autónomos, con sentencias a favor y en contra, el Gobierno ha endurecido los controles a las empresas de riders lanzará una nueva investigación sobre la condición de los trabajadores en ambas compañías.

El director general de la patronal de las plataformas digitales, José Luis Zimmermann –estrictamente director de la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital)–, ha criticado que la judicialización de este modelo de negocio ha convertido a España en “el único país europeo con tantos frentes judiciales abiertos”.

Deja, dice, desprotegidas a las empresas a la espera de un dictamen del Tribunal Supremo que podría retrasarse hasta dos años, según ha adelantado El Economista.

La Justicia española se encuentra dividida en cuanto cómo abordar el estatus laboral de los riders en un marco en el que Deliveroo, por ejemplo, fue recientemente condenada por el Juzgado de lo Social número 19 de Madrid a dar de alta en la Seguridad Social a más de 500 repartidores considerados falsos autónomos. A la par, un juzgado de Barcelona respaldaba el modelo laboral de Glovo que, en esencia, es muy parecido al de la plataforma británica.

Son asalariados, no autónomos: 97 riders ganan la mayor sentencia colectiva contra Deliveroo

Una ristra de jueces e inspectores en Madrid, Valencia, Zaragoza o Gijón, entre otras, han resuelto a favor de los trabajadores en más de una ocasión por considerar que las empresas utilizan falsos autónomos para llevar a cabo su actividad, mientras que otros —Barcelona u Oviedo— han fallado justo por lo contrario. El choque de criterios ha obligado a intervenir al Tribunal Superior de Justicia (TSJ).

El punto de discordia es bien claro. Determinar cuál es la herramienta de producción: la bici o la app. El TSJ de Asturias, en este caso, ha fallado a favor de los riders e interpreta que la plataforma (app) y la marca son los verdaderos medios de producción de la empresa, y no tanto la bicicleta o la moto. Dicho de otro modo, el repartidor podría llevar la comida andando o en transporte público, pero no podría realizar su trabajo sin depender de la app, lo que en lenguaje jurídico implica “ajenidad” o relación laboral.

Al otro lado de la mesa se encuentra el TSJ de Madrid, quien en septiembre de este año se posicionó justamente en contra. Los jueces afirmaron que la herramienta que hace falta para realizar el trabajo no es la app, sino el móvil, por lo que los gastos correrían de su cuenta. La sala interpreta que el medio de transporte también es más importante que la aplicación dado que el autónomo tiene “libertad de aceptar los pedidos que desee sin penalización [o de] elegir la ruta que quiera”.

*Artículo original publicado en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider