Empresa

Son asalariados, no autónomos: 97 riders ganan la mayor sentencia colectiva contra Deliveroo

Son asalariados, no autónomos: 97 riders ganan la mayor sentencia colectiva contra Deliveroo

Hoy se ha producido la primera gran sentencia colectiva contra Deliveroo. Los 97 riders empleados en Valencia son asalariados y no autónomos, ya que su relación con la compañía tecnológica es, según determina la jueza, de carácter laboral.

La ansiada llegada de la economía colaborativa no ha sido la panacea, sino que la denominada gig economy ha traído cuantiosos beneficios económicos a grandes empresas y precariedad, inestabilidad y merma de derechos laborales a la gran mayoría social. Las empresas de reparto a domicilio como Glovo, UberEats o Deliveroo se han caracterizado por sus condiciones laborales abusivas, denuncias por parte de sus riders -considerados falsos autónomos ya por anteriores sentencias judiciales– y vigilancia por parte de la Inspección de Trabajo o de la propia Unión Europea.

Hoy se ha producido la primera gran sentencia colectiva de un cuantioso número de trabajadores de Deliveroo que ejercían su actividad en Valencia. La magistrada titular del juzgado de lo Social número 5 de Valencia ha fallado en contra de Roodfoods Spain SL, la sociedad tras la app de reparto y tras una demanda de la Tesorería General de la Seguridad Social. La jueza ha fallado que que los 97 riders son asalariados y no autónomos, teniendo con la empresa una relación laboral y no una transacción como profesionales independientes.

Mensakas, la app responsable de comida a domicilio frente a Glovo o Deliveroo

La jueza ha reconocido la “relación de carácter laboral” de los 97 riders de comida a domicilio con Deliveroo y obliga a la compañía a abonar las cuotas correspondientes a la Seguridad Social por cada trabajador desde 2017, año en el que se interpuso la demanda, y que ascienden a una suma total de más de 160.000 euros.

La sentencia concluye que los repartidores “prestan sus servicios personales, insertos en la organización empresarial a la que pertenecen los medios de producción conforme a los criterios y repartos que la misma establece y asigna, percibiendo la remuneración, que asimismo establece la empresa, con independencia del éxito de la transacción que subyace y pudiendo ser desactivada su cuenta por decisión empresarial”. Los medios de la actividad verdaderos no son el smartphone ni la bicicleta, sino la propia aplicación, tal y como concluye la magistrada. 

Los riders de Deliveroo cumplen así los diversos puntos que caracterizan a un falso autónomo: la empresa posee la información necesaria para el manejo del negocio -ya que la plataforma organiza la prestación del servicio en base a sus datos-, valora los servicios de cada rider con distintas métricas -rechazar pedidos condiciona la activdad empresarial-, y los somete a una franja horaria establecida. Cabe recordar que Deliveroo geolocaliza en todo momento al rider, decide las tarifas del servicio y las condiciones de restaurantes y clientes.

De este modo, aunque Deliveroo podrá recurrir la sentencia, los trabajadores deberán tener una relación de asalariados y no de trabajadores autónomos, algo que llevaban solicitando plataformas como Riders por derechos, organizadas contra la precariedad y las condiciones laborales negativas que propician este tipo de plataformas.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.