Vivimos en una realidad donde el control del aforo se ha implantado en los supermercados a causa del coronavirus para que no se agolpen las personas y se evite el contacto entre individuos. Pero las cadenas se enfrentan a un importante problema al no poder tener por siempre a personas haciendo ese conteo, sobre todo en grandes superficies, por lo que están empezando a utilizar distintas tecnologías.

5 datos que los supermercados quieren que sepas en tiempos de COVID-19

En Consum han comenzado a instalar sistemas digitales para realizar un control de las personas que acceden a sus centros o incluso sus movimientos por el interior. Para lograrlo están implementando un sistema de sensores y semáforos.

Esta medida que ya ha llegado a 25 supermercados de Consum, según El Economista, se implementará en más de 450 durante el próximo mes y no será un trabajo barato: requerirá de al menos 2,5 millones de euros de inversión.

La monitorización con sensores se hará tanto de los vehículos que accedan al aparcamiento como de los clientes que entren desde la calle con el objetivo de computar y prever la gente en el establecimiento. Cuando se llegue a la cifra límite del supermercado, el semáforo impedirá el acceso al mismo hasta que salgan los clientes necesarios.

Estas medidas tienen el objetivo de controlar de forma segura el número de personas que entran a los supermercados, pero también ofrecer a Consum un cálculo sobre las cajas que necesitan tener abiertas en ese momento y otros aspectos logísticos que serán bien aprovechados.

Seguramente pocos pensaban que durante este año cambiarían tanto los hábitos de compra, y es probable que lo sigan haciendo en un futuro próximo. Veremos qué sorpresas nos trae todo esto, aunque ya podemos adelantar que seguramente irán unidas al ámbito tecnológico.

*Artículo original publicado por Ekaitz Ortega en Computerhoy.com