Empresa

Recuperación económica en forma de V, L o W tras la pandemia: qué diferencias hay

Recuperación económica en forma de V, L o W tras la pandemia: qué diferencias hay

La crisis sanitaria se está acentuando en todos los países, especialmente en Europa y Estados Unidos, mientras la economía mundial comienza a sufrir los signos de resentimiento por la paralización de la actividad. Keith Wade, economista jefe de Schroders, detalla en un último informe como se puede mover la economía a partir de ahora.

El mundo está sufriendo el varapalo de la pandemia del coronavirus. La crisis sanitaria se está acentuando en todos los países, especialmente en Europa y Estados Unidos, mientras la economía mundial comienza a sufrir los signos de resentimiento por la paralización de la actividad.

La parada de máquinas de las principales economías del mundo hacen dudar a los expertos sobre cómo será la recuperación de la recesión a la que el planeta entero se verá abocada. ¿Será en W, en L o en V? Son tres conceptos que pueden sonar extraños, pero que sobre el papel se pueden entender mejor.

Una recuperación económica en “W” quiere decir que hay una aceleración rápida de la actividad, aunque por problemas sistémicos de fondo se vuelve a producir otra recaída para su reactivación posterior.

En cambio, el dibujo de una “L” en el PIB sería el escenario más preocupante. Esto se traduciría en una crisis profunda y un lento recobro de la actividad. Es el esquema más oscuro y el que los principales líderes mundiales quieren evitar a toda costa.

El planteamiento más optimista es el de la recuperación en “V”, del que tanto han hablado los ministros económicos durante los últimos días. Este se basa en una vuelta a los niveles previos a la crisis con mucha celeridad al haberse reducido fuertemente el impacto de la recesión por las medidas tomadas por los bancos centrales y los gobiernos.

Diferencias entre recuperaciones económicas en V, U y L. National Statical Agencies

Diferencias entre recuperaciones económicas en V, U y L. National Statical Agencies

La pregunta es: ¿Cuál es el panorama que más se ajusta a la realidad actual? Keith Wade, economista jefe de Schroders, detalla en un último informe como se puede mover la economía a partir de ahora.

Según sus previsiones, la contracción de la actividad mundial en 2020 de un 3% superará la observada durante el primer año de la crisis financiera de 2008, cuando el PIB mundial se contrajo en un 0,5%.

Las economías más resilientes del mundo para recuperarse tras la pandemia

Sin embargo, a diferencia de la gran crisis financiera, sí que ve un posible un rebote “relativamente rápido”. En este sentido, tras la recesión de 2008, la economía de Estados Unidos tardó casi tres años en recuperar el nivel de PIB alcanzado antes de la crisis. Sin duda, una de las recuperaciones “más lentas de las que se tiene constancia”.

El analista describe que uno de los motivos por los que se retrasó el crecimiento fue la burbuja de la deuda; bancos y hogares se centraron en reducir sus préstamos, a pesar de que los bancos centrales “redujeron los tipos de interés hasta los niveles más bajos registrados”.

Lo más probable es una recuperación en “V”

No obstante, esta vez se espera, indica, “algo diferente”, ya que, en lugar de forma de L, considera que la recuperación tendrá una “trayectoria en forma de V”. Sobre todo, porque piensa que Estados Unidos “volverá a sus niveles normales de actividad durante el tercer trimestre de 2020”.

Con todo, Wade dice que se recuperará todo a la vez y habrá algún daño permanente, pero la vuelta a la actividad traerá una importante reaceleración del crecimiento, especialmente cuando se apoye en una política monetaria y fiscal flexible.

El inconveniente en el camino que puede dirigir hacia la “W”

El principal riesgo para su previsión de recuperación en forma de V es, sin duda, una posible “réplica del virus durante el tercer trimestre de este año”, lo que tendría un “efecto negativo para el cuarto trimestre”. Tal preocupación coincide con el influyente análisis del Imperial College London que, con respecto a la política que se está llevando a cabo para contener el virus en todo el mundo, afirma:

“El principal desafío es que las medidas que se han implementado para contener el virus -o algo igual de efectivo para reducir la transmisión- deberán mantenerse hasta que se disponga de una vacuna (potencialmente 18 meses o más), dado que prevemos que la transmisión se recuperará rápidamente si las medidas se relajan“.

Sobre esta base, la economía podría experimentar una serie de réplicas tras el brote inicial, con la reimposición y el levantamiento de restricciones para gestionar la capacidad del sistema de atención sanitaria para hacer frente al número de casos críticos, resalta el experto de Schroders. En términos económicos, esto llevaría a una “doble recesión” con el cierre de empresas “al restablecerse las restricciones de movimiento”.

Este panorama tendría una trayectoria en “W” para el PIB de los Estados Unidos que contrasta con la “V” del escenario base y la “L” experimentada durante los dos primeros años la depresión de 2008.

La trayectoria del PIB mundial sería similar con otros países que siguen la misma política de intentar contener el virus para gestionar el brote de acuerdo con la capacidad de su sistema de salud.
Según esta proyección, el nivel de producción volverá a la base de referencia a finales de 2021 y es probable que el crecimiento sea robusto al final del período, a medida que la confianza vuelve a la economía y el gasto se fortalezca.

Wade espera, además, que la política monetaria siga siendo flexible durante este período, estimulando “la reanudación del endeudamiento y la inversión en viviendas y equipamiento empresarial”.

*Artículo original publicado por Héctor Chamizo en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider