Si finalmente la tasa Google se aprueba en España, similar a lo que ya ha sucedido en Francia, las empresas tecnológicas tendrán que pagar más impuestos en todas las operaciones que hagan en nuestro país, algo que repercutirá sobre sus beneficios.

Entre los mayores perjudicados son aquellas empresas tecnológicas que venden online como pueden ser Amazon, pero también otras con servicios como Netflix o Spotify. La primera consecuencia que podríamos observar si se instaura la tasa Google en España es una subida de precio de todos estos servicios.

¿Qué significa esto? Si bien esta tasa Google está destinada para que las empresas tecnológicas paguen más impuestos, al final estas empresas no quieren viciar sus márgenes de beneficio y no tendrán otra solución que subir el precio a sus clientes inmediatos.

Google tan solo pagaría cinco euros por tu cara

Por ejemplo Amazon, si hace exactamente lo que ya ha hecho en Francia, subiría las tarifas de venta a todos sus vendedores. Luego estos vendedores tendrían que subir el precio de venta de todos sus productos al consumidor final, con lo que estarías pagando más dinero por exactamente lo mismo que has estado comprando en estos últimos meses.

Amazon ya ha insinuado que de aprobarse la tasa Google en España, repercutirá estos impuestos sobre sus vendedores, y espera que los vendedores lo repercutan sobre el precio de sus productos hacia el consumidor final. De momento no se sabe lo que harán otras empresas como Netflix o Spotify en nuestro mercado.

Sobre cuánto subirán de precio Amazon, Netflix o Spotify si se aprueba la tasa Google en España, esto dependerá de los márgenes de beneficio de cada empresa y de la competencia que tengan en ese nicho de mercado. Por ejemplo parecería complicado que Netflix o Spotify vayan a subir sus precios, dado que o bien ya lo han hecho recientemente o bien tienen demasiada competencia como para arriesgarse a ello.

En lo que respecta a Amazon se lavaría las manos y dejaría que sean los propios vendedores si quieren o no reflejar esa subida en los productos que se vendan al consumidor final.