Empresa

Primeras conclusiones de un pequeño piloto de renta básica universal en California

Primeras conclusiones de un pequeño piloto de renta básica universal en California

Aumento en las tasas de empleo y mejor salud mental. Son las conclusiones de los primeros 12 meses de una prueba piloto de ingreso básico universal llevada a cabo en Stockton, California.

La mejora de la salud mental, la satisfacción personal la empleabilidad parecen ser comunes a gran parte de los experimentos de renta básica universal realizados en nuestro planeta, en lugares tan dispares como Alemania, Canadá, Finlandia o la India. Aunque todavía habrá que esperar al próximo año para conocer los resultados de los dos años completos de aplicación de renta básica en la localidad californiana de Stockton, ya podemos echar un vistazo a las conclusiones del primer año de prueba.

La Demostración de Empoderamiento Económico de Stockton (SEED) fue encabezada por su ex alcalde Michael Tubbs. El ensayo seleccionó al azar a 125 residentes de vecindarios en Stockton con un ingreso medio igual o inferior a 46.000 dólares estadounidenses. También se seleccionó aleatoriamente un grupo de control de otros 200 sujetos demográficamente similares. Desde febrero de 2019 los participantes recibieron 500 dólares mensuale, una transferencia de efectivo de carácter incondicional y que no guardó relación con los ingresos generales o la situación laboral.

El proyecto está financiado de forma privada por donantes filantrópicos y este nuevo análisis provisional fue realizado de forma independiente por un equipo de investigadores dirigido por Stacia West de la Universidad de Tennessee y Amy Castro Baker de la Universidad de Pensilvania.

Uno de los enfoques principales del ensayo fue investigar si este tipo de pagos en efectivo incondicionales consistentes en última instancia conducen a niveles más bajos de empleo. Los críticos que se oponen a la renta básica universal (RBU) afirman que las dádivas financieras gratuitas podrían desincentivar la búsqueda de trabajo.

Sin embargo, pruebas como esta desmontan esta hipótesis: los niveles de empleo a jornada completa en el grupo que recibió la renta crecieron más rápido que en el grupo de control. Al empezar el ensayo, un 28% de los sujetos del grupo de pago tenían un empleo a tiempo completo. Doce meses después, la cifra ascendió al 40%. En el grupo de control, un 32% trabajaba a jornada completa al empezar el estudio, y un año después solamente había subido al 37%.

Los experimentos más importantes de renta básica que se están haciendo en el mundo

Los investigadores explican en el informe provisional que los cambios en los patrones de empleo se relacionaron con la eliminación de las barreras materiales al empleo a tiempo completo y con la eliminación de los límites de tiempo y capacidad creados por la escasez y la precariedad. 

“Las barreras materiales incluían la capacidad de reducir el número de turnos a tiempo parcial o trabajos en directo para postularse a puestos más fuertes. Esto incluyó completar pasantías, capacitación o cursos que conducen a empleos o promociones de tiempo completo, o reasignar recursos de una manera que facilite la búsqueda de mejores perspectivas laborales”, apuntan.

Un estudio de caso particular habla de cómo los pagos en efectivo permitieron al destinatario realizar una pasantía no remunerada, lo que finalmente lo llevó a un trabajo remunerado. Otro destinatario reporta el pago que le permite reducir sus horas de trabajo y completar la capacitación para obtener una licencia inmobiliaria. Dicho de otro modo, la renta les permitió formarse para mejores empleos y romper barreras laborales.

Una mejor salud mental fue otra consecuencia que destacó en el experimento con respecto al grupo de control. Por ejemplo, uno de los participantes explicó que los pagos mensuales se destinaron directamente al pago de las tarjetas de crédito y, como resultado, la reducción de la ansiedad fue significativa.  Michael Tubbs cree que en el contexto de la prueba de SEED, estos pagos mensuales constantes durante 2020 han ayudado a mantener la estabilidad financiera y el bienestar.

“El año pasado nos ha demostrado que demasiadas personas vivían en la ventaja financiera y fueron empujadas por COVID-19”, dice Tubbs. “SEED les dio a las personas la dignidad de tomar sus propias decisiones, la capacidad de vivir a la altura de su potencial y una estabilidad económica mejorada en medio de la agitación de la pandemia”.

Fuente | SEED

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.