Empresa

Porqué el mercado de empleo poscovid es una gran oportunidad para WeWork

¡Atención, freelances! El gigante de coworking WeWork llega a Madrid y Barcelona

El coronavirus ha impulsado el teletrabajo, por lo que las empresas de alquiler de oficinas se enfrentan a una tesitura complicada. Sin embargo, WeWork ha encontrado una oportunidad en el nuevo escenario tras la pandemia, según su responsable mundial de marketing, Roger Solé.

Con la pandemia del coronavirus obligando a miles de personas a trabajar desde casa, lo último que cabía esperar es que una empresa que alquila espacios de trabajo iba a encontrar una oportunidad.

Así ha sido. WeWork ofrece oficinas a profesionales y empresas. Su presidente, Marcelo Claure, explicó en una reciente entrevista con Financial Times que, con la crisis sanitaria, muchas firmas —como Mastercard o Microsoft— se han fijado en sus soluciones para dispersar sus plantillas en distintas ubicaciones.

“Compañías como Facebook, Google o Amazon les han dicho a sus trabajadores que pueden teletrabajar desde donde estén. Tenemos a muchos de estos profesionales que ahora vienen a los espacios de WeWork para usarlos un día, una semana o dos o tres días a la semana”, detalló.

El español Roger Solé es el responsable mundial de marketing (CMO) de WeWork a nivel global y, en una entrevista con Business Insider Españaha ahonddo en cómo la pandemia del COVID-19 ha supuesto una oportunidad para el modelo de negocio de esta firma neoyorquina.

Asegura que WeWork es la empresa del sector inmobiliario que mejor preparada está para el mundo que viene después del coronavirus. Estos son sus argumentos.

Ofertas más flexibles que las de una inmobiliaria convencional

En WeWork han detectado un enorme y creciente interés de grandes empresas por recurrir a sus servicios. “Muchas compañías están viendo que su negocio principal no es la gestión de inmuebles y sufren costes fijos que no logran variar durante 10 años“, detalla Solé.

“Hay grandes oportunidades. Para bien o para mal, WeWork es solo una parte del sector inmobiliario, y el COVID-19 es una coyuntura que va a hacer repensar mucho las cosas a los responsables de las empresas. Van a tener que adoptar soluciones más flexibles”, continúa.

5 de los espacios de coworking más curiosos del mundo

Así, “WeWork podría salir reforzada” de esta crisis. “El sector inmobiliario está lleno de contratos a 30 años, por ejemplo, cuando el mundo es algo mucho más… variable”.

En este sentido, el máximo responsable del marketing de WeWork es muy consciente de que la nueva normalidad tras la pandemia del COVID-19 supone un mayor peso del trabajo en remoto. Por esta razón, lo que muchas empresas quieren es no tener compromisos “tan a largo plazo”.

Inventivos para un nuevo modelo de trabajo: oficinas repartidas y cerca de casa

Para ello, Roger Solé alude a la densidad de oficinas con la que WeWork ya cuenta en algunas grandes ciudades, como Nueva York o Londres.

Es, sencillamente, la posibilidad de contar con el personal repartido en varias ubicaciones: “En lugar de la clásica sede a la que todo el mundo tiene que ir, cada trabajador puede ir a la oficina que tenga más cerca de casa. Igual está a 10 minutos caminando o a 5 en bicicleta”.

“Esto, para una gran empresa, es genial”, añade. Posibilita a compañías con una abultada plantilla poder derivar a sus trabajadores a diversas oficinas en función incluso del barrio en el que vivan. Incentiva que se mantenga el teletrabajo desde casa y la posibilidad de compaginarlo con acudir presencialmente a algunas dependencias cercanas.

“En España es verdad que tenemos menos densidad, esto no es tan fácil, pero sí que vemos a grandes empresas que quieren venir a WeWork con proyectos personalizados para ellas”, apunta el CMO.

Atracción de clientes corporativos con visión a largo plazo

Una de las noticias de mayor impacto durante toda la pandemia fue cómo el CEO de Airbnb relataba que todo lo que habían construido “durante 12 años” había acabado desmoronándose “en 6 semanas”. “Los viajes tal como los conocíamos se han terminado”, lamentaba Brian Chesky, CEO de la plataforma que pone en contacto a propietarios de alojamientos turísticos y potenciales clientes.

¿Por qué no le va a ocurrir lo mismo a WeWork? Según Solé, porque en la compañía están muy centrados en compaginar su modelo de ofertas flexibles con atraer a grandes clientes con visión a largo plazo.

Ofrecer un modelo por el que las empresas no tengan que sufrir las desventajas de un modelo de arrendamiento fijo durante décadas no está reñido con atraer a clientes a largo plazo.

Solé concreta: “Un cliente corporativo grande no va a marcharse de un edificio porque haya habido una crisis durante 2 meses. Se sienten cómodos, ya han adaptado el espacio a sus necesidades”. 

“Esto es lo que está permitiendo a WeWork ayudar más”, insiste el directivo. Y considera que están capitaneando una reconversión del antiguo modelo de espacios de coworking bajo demanda.

Sobre los ingresos y los clientes, Solé recuerda que hay ciclos en los que “aparecen y desaparecen”, pero son las empresas “más sólidas, con una visión de largo plazo”, las que “tienen la capacidad para capear esto”, en referencia a la crisis que ha provocado la pandemia.

*Artículo original publicado en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider