Según los analistas, el precio de la memoria flash, en la que se basa la fabricación de componentes tan variados como la memoria RAM, las unidades SSD u otras más discretas como los USB o las tarjetas de memoria, podría incrementarse considerablemente a cuenta de una guerra comercial que se ha iniciado entre los gobiernos de Japón y Corea del Sur.

¿Cuál es la cantidad de memoria RAM perfecta para tu ordenador?

Por si la política económica del noreste asiático no estuviera ya suficientemente convulsa por los tira y afloja entre China y EE.UU., ahora Japón ha iniciado una guerra comercial con Corea de Sur que afectará a los precios de la memoria de una forma muy importante.

El conflicto tiene como origen la sentencia de un tribunal surcoreano que dictaminó que Nippon Steele, la mayor empresa siderúrgica del país nipón, quien utilizó mano de obra forzada coreana durante la Segunda Guerra Mundial, debía indemnizar con 89.000 dólares a cada uno de los supervivientes coreanos en concepto de daños.

Ante esta sentencia, los japoneses han respondido alegando que en el acuerdo de 1965 ya se establecieron las reparaciones correspondientes a aquel periodo bélico entre ambos países y que por ello se restablecieron las relaciones diplomáticas pacíficas entre ellos.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, amenazó a principios de año que de no revertir el fallo del tribunal daría lugar a represalias económicas por parte de Japón, que se han materializado en el bloqueo de algunos productos químicos cruciales para la fabricación de procesadores y semiconductores de memoria, de los cuales Corea del Sur es su principal cliente.

Empresas surcoreanas como Samsung y SK Hynix producen aproximadamente el 75% de la memoria RAM y el 40% de la memoria NAND que usan los SSD y otros sistemas de estado sólido.

Cómo usar la nueva función para reducir la memoria RAM de Chrome

En resumen, Corea del sur importa de Japón un elevado porcentaje de las materias primas que Samsung y SK Hynix necesitan para producir la memoria RAM que exporta a todo el mundo, por lo que, de persistir el bloqueo de esas materias primas, el aumento de precio por la escasez de memorias se dejará notar en los próximos meses.

Mark Newman, analista de Bernstein, cree que, dado que Corea del Sur representa tres cuartas partes de la oferta mundial en la producción de estos componentes. En su opinión, los precios se dispararán como nunca antes se había visto.

La situación se ha agravado tanto que TSMC, con sede en Taiwán y uno de los principales fabricantes de procesadores entre los que se encuentran los Bionic A12 de Apple, advirtió que el bloqueo de exportación de Japón es la mayor incertidumbre de la compañía para lo que resta de 2019.

En vista de la situación, es probable que las memorias DRAM y NAND sean extremadamente vulnerables al alza de los precios en los próximos meses. Los fabricantes surcoreanos probablemente tendrán que buscar nuevos proveedores con sede en China y Rusia que, previsiblemente, aprovecharían el bloqueo japonés para imponer precios más elevados, sobrecostes que finalmente se trasladarían al precio de compra de las unidades SSD y las memorias RAM que pagaría el usuario.