Empresa

Por qué invertir en smart cities es una buena idea

Por qué invertir en smart cities es una buena idea

La digitalización está entrando en muchos campos de la vida. Aquí es donde entra el concepto de las smart cities, las cuales crearán importantes oportunidades de negocio e inversión por las empresas que contribuyen al desarrollo urbano.

El paradigma en el que vivimos está cambiando a pasos acelerados. La digitalización está entrando en muchos campos de la vida y parece que es una revolución que, lejos de frenarse, está incrementándose cada vez más.

Se trata de una evolución que se palpa ya en muchas industrias. Sin embargo, lo novedoso va a llegar cuando esto dé el siguiente paso para transformar las ciudades como las conocemos a día de hoy. Y es que cada vez se hacen más dinámicas, grandes, demandan más construcciones, más vehículos o más capacidad energética, lo cual necesita una emisión más grande de gases nocivos.

Ciudades pequeñas como Kalasatama o Matera pueden también ser smart cities

Aquí es donde entra el concepto de las ciudades inteligentes, las llamadas smart cities, las cuales crearán importantes oportunidades de negocio e inversión de empresas que contribuyen al desarrollo urbano. Con este tipo de urbes se busca una mejor calidad de los servicios públicos, con mayor eficiencia administrativa, mayor accesibilidad, más transparencia y mejor acceso a la información pública.

Las smart cities también puede significar un mejor desarrollo económico, social y calidad medioambiental para la ciudad y los ciudadanos. Paralelamente hay cada vez un mayor número de empresas privadas que prestan servicios de ciudades Inteligentes complementarios e integrados a las de la administración pública.

El interés para invertir

¿Qué es lo que genera el mayor atractivo desde el punto de vista de la inversión? Principalmente, Pictet expone que se estima que las ciudades representan más del 70% de todas las emisiones globales de dióxido de carbono cada año, lo que equivale a 5.000 millones de autos en la carretera.

En la actualidad, el 55% de la población mundial vive en áreas urbanas y se prevé que esta cifra aumente a 68% para 2050, lo que implica 2.500 millones de personas más a las ciudades. También se espera que en los próximos 35 años más de 1.200 millones de personas vivan en ciudades asiáticas.

De ahí a que este flujo demográfico pueda generar un interés importante a la hora de construir carteras con tendencias de futuro, aprovechándose de esta temática de largo plazo que suponen las ciudades inteligentes.

En este sentido, la construcción de ciudades que “funcionen” lleva aparejada una coordinación en las políticas y alternativas de inversión intensivas. El crecimiento de este tipo de urbes casi con total seguridad generará grandes oportunidades de negocio para un gran abanico de compañías que contribuirán al desarrollo urbano.

¿Cómo se puede canalizar a través de la inversión? Hay algunos productos financieros que ya lo están incorporando en su oferta. El más conocido es el fondo Pictet SmartCity, que opta por resolver “problemas urbanos” mediante el desarrollo tecnológico.

“Las ciudades tienen que adaptarse para gestionar el rápido crecimiento de la población, tratando al mismo tiempo de reducir su impacto medioambiental. Esto genera un gran número de oportunidades de inversión para nuestros clientes”, explica Ivo Weinöhr, gestor del fondo.

*Artículo original publicado en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.