¿Un arquitecto debe ser esclavo de su tiempo, o su trabajo no debe dejarse influenciar por las modas? El arquitecto Changiz Tehrani ha causado polémica en Holanda porque ha decorado la fachada de un edificio con emojis.

El edificio mixto, que mezcla pisos con comercios en la planta baja, iba a llevar losetas decorativas que en inmuebles históricos suelen decorarse con gárgolas, ángeles, reyes, nobles, y otros personajes importantes. Según Changiz Tehrani, “en la arquitectura clásica usaban bustos de reyes y esas cosas”explica en la web The Verge. “Así que pensé, ¿qué podemos usar como ornamento para que dentro de 10 o 20 años, cuando alguien observe el edificio, exclame, ¡hey, es de ese año!?”.

Devuelven a la vida un importante edificio inca de Bolivia mediante impresión 3D

La firma Attika Architekten, defiende la decisión de su arquitecto: “Tenemos a todos esos jóvenes, y los emojis son una cosa de ahora. Los estudiantes se sientan en la plaza a almorzar, y se hacen fotos. Les gusta. Y con nuestra arquitectura queremos añadir pequeños detalles que vayan más allá de los edificios aburridos”.

El edificio está situado en una plaza, junto a un roble de 150 años. Solo la fachada que da a la plaza está decorada con emojis.

En total se han colocado 22 emojis diferentes, que han sido extraídos de WhatsApp. Se convirtieron a 3D, y se crearon moldes para fabricar las losetas que se han colocado en la fachada.

Aquí podemos ver al arquitecto, Changiz Tehrani, posando con una de ellas.

Polémica por la fachada de un edificio en Holanda decorada con emojis

La ocurrencia no ha gustado a algunos colegas de profesión. Sean Khorsandi, profesor de Teoría e Historia Arquitectónica del Instituto de Tecnología de Nueva York, opina que “estamos usando todo tipo de materiales, y estamos ocupando espacio. Los arquitectos tienen una responsabilidad. Si todo es un chiste, reducido a lo que gusta en el momento, es una actitud peligrosa para un arquitecto”.

A Sean Khorsandi, además, no le gusta el diseño arquitectónico del edificio: “es un cliché, y envejecerá muy rápido“, ha afirmado.

Como ocurre con la mayoría de las obras arquitectónicas, este edificio de emojis tiene sus defensores y sus detractores. Y si te lo estás preguntando, no, no han puesto la caca con ojos…