Empresa

Nuevo golpe a Glovo en Valencia: Trabajo dictamina que sus riders son falsos autónomos

Nuevo golpe a Glovo en Valencia: Trabajo dictamina que sus riders son falsos autónomos

Un nuevo varapalo para Glovo debido a las precarias condiciones laborales de sus empleados en Valencia, considerados como falsos autónomos por la Inspección de Trabajo. Son más de 200 los trabajadores afectados por el proceso.

El conflictivo modelo laboral que sostiene a startups de reparto a domicilio como Glovo, UberEats o Deliveroo no han dejado de tambalearse en los últimos tiempos, a juzgar por lo dictado por sentencias jurídicas y denuncias varias en diversos puntos de la Península Ibérica. La relación con los repartidores es de carácter laboral, tal y como han alertado sus propios riders y organizaciones como UGT o Comisiones Obreras.

Acudiendo al caso valenciano, la Autoridad laboral ha considerado a los repartidores de Glovo como falsos autónomos, ha dado de alta de oficio a los repartidores como trabajadores y exige a la compañía el dinero no pagado por las cotizaciones a la Seguridad Social, según revela en exclusiva Eldiario.es. Son más de doscientos los afectados en el proceso, que se unen a otros 326 repartidores de Glovo en Zaragoza considerados falsos autónomos por parte de la Inspección de Trabajo de la localidad.

Mensakas, la app responsable de comida a domicilio frente a Glovo o Deliveroo

Tras una denuncia de Comisiones Obreras, la resolución concluye que los trabajadores deberían ser asalariados, afirmando que “la prestación de servicios en Valencia de los denominados ‘glovers’ concurren los presupuestos constitutivos del contrato de trabajo, es decir, dependencia y ajeneidad”.  Por el momento no se conoce una respuesta Glovo a dicha resolución.

Por otra parte se ha extendido un acta de liquidación a la compañía para que esta abone el dinero no pagado en materia de cotizaciones a la Seguridad Social por estos trabajadores, aunque hasta la fecha no ha trascendido el importe a pagar. También se ha procedido a la inclusión de los glovers en el Régimen General de trabajadores, dándose de alta de oficio a los afectados, que aunque hayan estado obligados a trabajar como autónomos por parte de la startup, deben ahora ser tratados como trabajadores por cuenta ajena en cuanto a protección, derechos y condiciones laborales. 

Los falsos autónomos le cuestan a la Seguridad Social cerca de 592 millones de euros. Son profesionales con condiciones laborales sumamente difíciles, puesto que carecen de nómina, emiten facturas por sus servicios y están obligados a costearse íntegramente la cuota de autónomos, tienen menor liquidez y estabilidad económica, afrontar mayor carga impositiva, no tienen derecho a vacaciones retribuidas, paro, ni indemnización por despido y su relación con la empresa es de dependencia.

Imagen | Glovo

Fuente | Eldiario.es

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.