Empresa

Nueva Zelanda, primer país que obligará los bancos a desvelar su impacto en el cambio climático

Nueva Zelanda obligará a los bancos a revelar el impacto que tienen sus inversiones en el cambio climático

Nueva Zelanda ha hecho lo que ningún país se ha atrevido hasta el momento: lanza una ley pionera que obligará a los bancos a revelar el impacto real que tienen sus inversiones en el cambio climático.

Desde comienzos de este año Nueva Zelanda ha anunciado una serie de emedidas encaminadas a endurecer la lucha contra el cambio climático. En 2019 aprobaron una ley de emisión de “Carbono Cero” y han estudiado propuestas como el fin de las importaciones de automóviles de gasolina y gasóleo para 2032, así como la reducción de metano de su industria ganadera.

Ahora, el país de Oceanía anuncia el lanzamiento de una normativa legislativa sin precedentes en ningún otro país del mundo y cuyo propósito es hacer transparente el historial ambiental del sector financiero:  Nueva Zelanda obligará a los bancos a revelar el impacto que tienen sus inversiones en el cambio climático.

Es la primera legislación mundial de esta índole, quue hará obligatorios los informes climáticos para los bancos, las compañías de seguros y las firmas de inversión. “Convertirnos en el primer país del mundo en introducir una ley como esta significa que tenemos la oportunidad de mostrar un liderazgo real y allanar el camino para que otros países hagan obligatorias las divulgaciones relacionadas con el clima”, declara el ministro de Comercio, David Clark,

Cinco maravillas de España que desaparecerán para siempre por el cambio climático

La nueva legislación fue presentada el pasado lunes y, si se aprueba, hará que los informes climáticos sean obligatorios para 2023. La normativa garantiza que las organizaciones financieras divulguen y tomen medidas contra los riesgos y oportunidades relativos al clima, contribuyendo a la transición a un futuro con bajas emisiones de carbono.

El ministro de Cambio Climático, James Shaw, dijo que los informes anuales probablemente subrayarían el hecho de que las inversiones con alto contenido de carbono se volverían menos atractivas a medida que se establecieran las medidas para frenar las emisiones.

“Simplemente no podemos llegar a emisiones netas de carbono cero para 2050 a menos que el sector financiero sepa qué impacto están teniendo sus inversiones en el clima”, apostilla Shaw. Se pretende con ella que la toma de decisiones financieras y comerciales esté condicionada por los riesgos climáticos de las mismas.

La primera ministra de centro izquierda de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, ha comprometido a la nación del Pacífico Sur a convertirse en carbono neutral para 2050 y a generar toda su energía a partir de fuentes renovables para 2035.

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.