Empresa

Millennials: los protagonistas necesarios de una globalización en discusión

Las mejores (y peores) economías del mundo para hacer negocios

¿Cómo podemos garantizar que esta globalización 4.0 se haga de forma justa, igualitaria y sentando las bases para un futuro mejor para todos? Desde el Foro Económico Mundial recomiendan estas cinco premisas para afrontar este desafío con éxito.

A medida que la revolución digital transforma las industrias, y los desafíos geopolíticos actuales se vuelven más complejos, parece que todos los caminos nos llevan hacia un momento de extrema presión en el que todo puede saltar por los aires al mínimo contacto con una llama. Algo así como los instantes inmediatamente anteriores a la caída del muro de Berlín, cuando todos los indicadores nos hacían pensar en un cambio mundial de dimensiones épicas.

Ahora este fenómeno no tendría como símbolo un muro, sino la tecnología, y su impacto no sería tanto en la arena de los derechos y libertades individuales, sino sobre aspectos más mundanos como el crecimiento económico y el alivio de la pobreza, por un lado, y la estabilidad política y una menor desigualdad de ingresos, por el otro. 

Argumentos que nos invitan a pensar que estamos en un momento donde nos lo jugamos todo a cara o cruz, donde todo nos está llevando al abismo del que nos puede salir el mejor salto de la historia o un golpe contra el suelo que nos mate finalmente: las divisiones políticas están en su punto más alto, la amenaza del terrorismo global continúa, las instituciones que unen a los países están desmoronándose (ver ‘brexit’). Y, para los millennials, las oportunidades económicas son inciertas: es posible que no la nueva generación no tenga siquiera las habilidades que necesita para los trabajos del futuro, por no contar que sus condiciones de vida seguramente no igualarán a las de sus padres.

La inteligencia artificial incrementará un 1,2% el PIB mundial en la próxima década

Pero todo esta energía negativa puede trasladarse a un poder transformador positivo en base a la globalización 4.0… siempre que los millennials puedan configurarlo en términos de equidad, igualdad y sostenibilidad. De acuerdo con una encuesta realizada en 2017 por la Global Shapers Community , el 51% de las personas menores de 30 años cree que “la igualdad de acceso a oportunidades para todos” es lo más importante para una sociedad libre, incluso más que la seguridad laboral.

La última ola de globalización en la década de 1990 sacó a algunos países de la pobreza. Sin embargo, la desigualdad de ingresos está aumentando en esos países y en las grandes economías, incluidos los Estados Unidos o Europa. Otros países con mano de obra de bajo coste están anticipando los beneficios de la próxima ola de globalización, pero existe el riesgo de establecer una base que impulse la desigualdad durante generaciones.

¿Cómo podemos garantizar que esta globalización 4.0 se haga de forma justa, igualitaria y sentando las bases para un futuro mejor para todos? Desde el Foro Económico Mundial recomiendan estas cinco premisas para afrontar este desafío con éxito:

Invertir en el fortalecimiento de las economías locales y regionales

Una mayor integración global no significa que solo las ciudades globales se beneficien. Debemos construir proactivamente sistemas locales y regionales resistentes que puedan participar en la próxima ola de globalización, asegurándonos de que las regiones tengan la combinación correcta de educación, empleo e infraestructura para crear y mantener empleos a nivel local.

Innovar instituciones educativas y cerrar agresivamente la brecha de habilidades

Para el año 2022, al menos el 54% de los empleados de todo el mundo requerirán una capacitación continua. No solo debemos ayudar a las personas a obtener la capacitación que necesitan para los empleos en los próximos cinco años, sino que debemos preparar a los jóvenes estudiantes con las habilidades para adaptarse a los tipos de trabajos que necesitaremos en los próximos 20 años. Nueva Zelanda está implementando un currículo nacional de tecnología para enseñar a los estudiantes a ser creadores digitales, por ejemplo.

Centrarse en las poblaciones más vulnerables

Los efectos negativos de la globalización tendrán un impacto desproporcionado en algunas poblaciones. Las instituciones globales y locales deben promover estrategias universales y específicas para mejorar los resultados para todos. En Feeding America se proporciona alimentos gratis y nutritivos en los Estados Unidos, al mismo tiempo que se implementan programas enfocados en eliminar las barreras de acceso a los alimentos para las poblaciones con tasas particularmente altas de inseguridad alimentaria.

Detener el cambio climático

El cambio climático no fue tan grave durante las olas precedentes de globalización. Sin embargo, en esta ocasión tendrá un impacto desproporcionado en las regiones y poblaciones vulnerables, mientras que los desafíos de la globalización 4.0 se agravarán si los recursos que podrían destinarse al fortalecimiento de las economías locales y la educación deben desviarse para mitigar los costes del cambio climático. No en vano, casi el 50% de las personas menores de 30 años cree que el cambio climático es el problema mundial más urgente.

Construir un movimiento centrado en la equidad

Avanzar en las prioridades anteriores y crear mayor equidad requerirá un movimiento global más coordinado del que existe hoy. Muchas empresas, ONG, grupos de presión, académicos e incluso individuos tienen un alcance global sin precedentes y capacidad para influir en resultados equitativos. Es probable que los millennials recompensen a las empresas que participan en este movimiento, prefiriendo trabajar y comprar en empresas que impulsan el bien social.

*Este texto es una traducción interpretada de un artículo escrito por Julia Luscombe, directora de Iniciativas Estratégicas en Feeding America, para el Foro Económico Mundial, cuyo original puede leerse aquí.

Sobre el autor

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.