Viendos los resultados, mucha gente ha comenzado a pedir en redes sociales la jornada laboral de cuatro días. En todas las empresas en las que se ha probado, como ocurrió recientemente en Perpetual Guardian, han llegado a la misma conclusión: los empleados están más felices y la productividad no baja, o aumenta.

Pero no es tan sencillo. Esto se puede hacer en grandes empresas como Microsoft, pero otros negocios exigirían rotar empleados o contratar a más gente, porque no pueden cerrar tres días.

Además la semana laboral de cuatro días aún tiene que superar una importante prueba de fuego: de acuerdo, funciona durante un mes pero… ¿se mantendría esa productividad un año, o toda la vida? En un mes aún dura el efecto euforia por los días de descanso gratis y el deseo de que el experimento sea un éxito. ¿Se mantendría ese entusiasmo si la medida dura un año, o toda la vida?

Es necesario que alguna empresa se atreva a comprobarlo. ¿Quién será la primera?