Empresa

Microsoft descubre un lastre inesperado para la conciliación de sus empleados

Microsoft descubre un lastre secreto para la productividad de los empleados

Una reciente investigación de Microsoft se propuso hallar qué era lo que lastraba la productividad de un grupo de empleados de alto rendimiento. La respuesta no estaba ni en la carga de trabajo, ni en el uso de las redes sociales o el correo electrónico.

Después de que 700 trabajadores de la división de desarrollo de dispositivos Surface y Xbox obtuviesen calificaciones sumamente bajas en las encuestas de equilibrio y conciliación entre vida laboral, los responsables se propusieron averiguar qué le sucedía a este equipo en concreto con respecto a otros de la empresa y qué podían hacer para evitar la fuga de talento.

En la sección Upshot del periódico The New York Times, el escritor Neil Irwin explicó los pasos que la multinacional llevó a cabo. En primer lugar estudio en profundidad los datos sobre el trabajo de su equipo, pero en lugar de reparar en las encuestas, empleó como fuente los propios correos electrónicos y calendarios profesionales de los empleados, comparando los metadatos recolectados de sus agendas y bandejas de entrada con otros empleados con mejores puntuaciones en materia de conciliación. El propósito era ver si aquellos más felices pasaban su tiempo de manera diferente a como lo hacían los descontentos.

3 técnicas para reducir tus reuniones a la mitad de tiempo

Los analistas de datos de Microsoft no pudieron sacar ninguna conclusión en base a las excesivas horas de trabajo, a la improductividad asociada al exceso de emails o al desempeño. “Los instintos sobre el exceso de trabajo simplemente no estaban respaldados por los números“, escribió Neil Irwin para The New York Times. “Las personas que habían tomado trabajos que requerían ese tipo de compromiso parecían aceptar la carga como parte del trato”.

Los analistas de datos de Microsoft siguieron cavando y descubrieron que los empleados pasaban un alto porcentaje de su tiempo en reuniones cada semana, un promedio de 27 horas, aunque la cantidad era muy similar a la de grupos. Sin embargo, había una diferencia clave. Las reuniones en la división de Surface y Xbox tendían a ser enormes, con 10 a 20 empleados por reunión.

Reuniones saturadas de gente, un varapalo para la creatividad

En el tamaño de las reuniones residía la respuesta que los responsables estaban buscando. Y es que los empleados se veían obligados a concentrarse y ser creativos en sus casas, destinando horas extras, noches o fines de semana para poder llevar a cabo el trabajo real que tenían que hacer. Las reuniones superpobladas reducían las horas disponibles para las tareas que requerían un rendimiento más elevado o mayor enfoque. 

Para abordar el problema, Microsoft alentó a los gerentes en su división de Surface y Xbox a hacer a prestar atención a la cantidad de reuniones grandes que programan y requerir que los empleados de alto rendimiento solamente deban acudir a las más esenciales. También se instó al equipo a reservar tiempo en sus calendarios para el trabajo que requería mayor concentración.

Con el tiempo, los números de equilibrio trabajo-vida mejoraron, la retención de empleados se mantuvo estable y las medidas implementadas dieron sus frutos.

Fuente | Inc

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.