Empresa

Los mejores trucos para ahorrar si eres autónomo

Los mejores trucos para ahorrar si eres autónomo

Si quieres equilibrar mejor tus gastos e ingresos, repasamos algunas de las estrategias y trucos para ahorrar si eres autónomo y quieres alcanzar mayor estabilidad económica o contar con un colchón para posibles imprevistos.

Los autónomos constituyen el colectivo laboral más castigado en España: además de ser el segundo país en el que más trabajadores por cuenta propia se han perdido por la crisis, la media de sus pensiones se encuentra por debajo del salario mínimo, la presión fiscal que experimentan es mucho mayor que la de los trabajadores por cuenta ajena y cobran menos ingresos que estos pese a trabajar un 25% más.

Cuánto y para quién subirá la cuota de autónomos en 2019

La precariedad, la mayor inestabilidad y fragilidad económica o la incapacidad de ahorro debido a la elevada cuota, los impagos de clientes o la fluctuación de ingresos entre meses se ha convertido en uno de los principales contras de los autónomos. Para mejorar este problema y optimizar los números de tu cuenta bancaria, te contamos cómo puedes ahorrar más si eres autónomo con los siguientes trucos de sencilla aplicación.

5 trucos para ahorrar más si eres autónomo

  • Reduce tus gastos: Al igual que es más limpio quién menos ensucia, lo mismo se puede aplicar a los gastos e ingresos como trabajador autónomo. Adapta tu casa o apuesta por un coworking en un lugar de alquilar una oficina -permite ahorrar hasta un 60% de los costes-, aprovecha las altas y las bakas en el régimen durante los meses de menos ingresos, modifica tu base de cotización, reduce los gastos en papel y material reprográfico apostando por el contenido electrónico, instala luces de bajo consumo o revisa las ofertas para Internet y la línea telefónica.
  • No olvides las pertinentes deducciones fiscales: Puedes beneficiarte de las deducciones para la manutención -si esta afecta a la actividad- de hasta 12 euros diarios que deberás justificar por medios telemáticos -pago con tarjeta o con vales de comida-, realizadas en días laborales y en restaurantes o cafeterías. En lo tocante a los suministros, el Congreso fija la deducción en un 20% de los gastos de suministros de agua, luz, electricidad y telefonía si trabajas desde casa. Siempre deben estar vinculados a tu actividad, registrados a nivel contable y justificados.
  • Planifica tu presupuesto semanal, mensual y anual: No vale de nada conseguir un proyecto de grandes dimensiones y bien pagado si en los meses de vacas flacas te has gastado hasta el último céntimo. Según tus previsiones financieras, la media de gastos e ingresos de cada mes o el flujo de tu cuenta bancaria, establece un máximo de dinero que puedes gastar y un mínimo que debes ahorrar. Es fundamental contar con un buen asesor y también emplear aplicaciones fintech como Fintonic.
  • Ahorro eléctrico: Es fundamental optimizar la potencia de manera que se ajuste a tus necesidades eléctricas, revisar tu consumo, apostar por la iluminación LED, rastrear qué compañías te brindan más descuentos y por supuesto, maximizar tu eficiencia energética apagando todos los dispositivos electrónicos y optando por gadgets de consumo inteligente.
  • Adiós a los gastos hormiga: A nivel personal, cualquier trabajador puede beneficiarse de un ahorro mucho mayor deshaciéndose de los gastos hormiga, esos pagos reiterados en productos o servicios innecesarios que ocasionan en fugas de dinero evitables pero “invisibles”. Algunos ejemplos pueden ser aperitivos, cafés y cañas diarias, tabaco, taxis, compras impulsivas, mala contratación de tu tarifa telefónica o  el abuso de aparatos electrónicos encendidos.

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.