Marcas tan conocidas como Amazon, Google, Facebook y Apple tendrán que hacer frente a una tasa en Italia por sus servicios que hasta ahora no tenían.

La medida se conoce desde hace tiempo como Tasa Google y los países de la Unión Europea llevan tiempo dándole vueltas sin llegar a ponerse de acuerdo. La falta de consenso ha hecho que muchos países hayan decidido ir por su cuenta y aprobar su propia versión en su territorio.

Francia fue una de las primeras, en España también se ha aprobado un impuesto similar y ahora se suma Italia a una lista cada vez más grande. Reino Unido tiene pensado implantarlo cuando consiga finalizar el eterno proceso del Brexit. Todos estos países se quejan de las grandes ganancias de estas compañías en sus países, que no son proporcionales a los impuestos que pagan en ellos.

¿Qué pasa con Netflix, Amazon o Spotify si se aprueba la tasa Google en España?

Italia, bajo el nombre de “impuesto web”, ha decidido cobrar un impuesto del 3% sobre los ingresos digitales de estas compañías, es decir, de aquellas empresas tecnológicas que tengan más de 750 millones de euros en ingresos anuales y servicios digitales superiores a 5,5 millones. El impuesto afecta a diversas divisiones como la publicidad, o los servicios de computación en la nube.

Compañías y plataformas como Netflix y YouTube se han librado de este impuesto. Con él el Gobierno italiano pretende recaudar hasta 600 millones de euros gracias a este nuevo impuesto digital, pero también es posible que acabe afectando al bolsillo de los italianos.

La principal consecuencia negativa de este impuesto y que se da por asegurada, es la reacción de Donald Trump. El presidente de los Estados Unidos ya reaccionó a la tasa impuesta por Francia subiendo los impuestos a los productos franceses hasta 100%. Trump dobló los precios de el vino y otros productos importados desde Francia y es muy probable que haga lo mismo con los italianos a modos de venganza.

En España también se aprobó la Tasa Google con un 3% a principios de año, mientras que Hungría es la más severa y propone hasta un 7,5% de impuesto. Pero el proceso sigue algo estancado con voces a favor y otras en contra. Habrá que esperar para ver la respuesta por parte de las compañías.