Hasta hace relativamente poco, la oleada xenófoba no había llegado a España y los inmigrantes apenas aparecían en los programas electorales, salvo en los de la extrema derecha extraparlamentaria. Todas las encuestas indican que las próximas elecciones del 28 de abril supondrán un punto y aparte, con la previsible entrada de Vox en el Congreso de los Diputados.

Sin embargo, hay que recordar que en la legislatura que termina se ha hablado bastante de inmigración en la esfera política. La muerte de miles de personas intentando atravesar el Mediterráneo, los bloqueos a los barcos españoles que efectúan tareas de salvamento, los llamados asaltos a las vallas de Ceuta y Melilla o las condiciones de los centros de detención de inmigrantes han sido algunos de los temas más destacados.

Todo ello se refleja en las propuestas electorales de los principales partidos. Mientras PP y PSOE coinciden con matices en la necesidad de que la inmigración se produzca de manera “ordenada”Unidas Podemos reclama el cierre de los centros de detención de inmigrantes y Vox pide deportar a los ilegales y a los legales que comentan delitos y endurecer las condiciones de regularización.

Esto es lo que dicen los programas electorales de los 5 partidos con mayor intención de voto sobre la inmigración.

PP: por una inmigración ordenada, con contrato de trabajo y “respeto a la nación que les acoge”

En esta campaña electoral, el programa del PP endurece ligeramente su discurso, apostando por “la integración y en el valor del respeto, no en políticas de guetos que comienzan con comunidades separadas y que terminan en realidades enfrentadas“. Para ello, pide “especial atención a la situación de las segundas generaciones de inmigrantes” y que los menores no acompañados sean reunidos con sus familias.

A pesar de que en los 10 meses que ha durado Pedro Sánchez al frente del Gobierno tras la moción de censura a Mariano Rajoy no ha dado tiempo a modificar medidas sobre inmigración, el texto afirma que: “es imprescindible volver a las políticas responsables de inmigración, que debe ser legal, ordenada, vinculada a un contrato de trabajo y con la voluntad de integración y respeto a las costumbres de la nación que les acoge”.

PSOE: una política migratoria “europea y respetuosa con los derechos humanos”

El programa del PSOE dedica su epígrafe 107 a las políticas de inmigración, vinculando sus propuestas con el marco comunitario: “impulsaremos una política migratoria europea, para contribuir al desarrollo de África Subsahariana, para luchar contra el tráfico de seres humanos, regulando y facilitando los flujos ordenados de inmigrantes, siempre con el máximo respeto a los derechos humanos”.

Los socialistas, que abrazaron durante la década pasada los principios de la Alianza de Civilizaciones, apuestan por estrechar los vínculos entre ambas orillas del Mediterráneo, con la vista puesta en la cooperación y “especialmente en materia migratoria”, según se plasma en el documento.