Las pequeñas ciudades de Italia pueden ser lugares de descanso de ciudades turísticas como Roma y Venecia, pero están luchando por retener a los residentes. En todo el país, pintorescas aldeas y aldeas rurales han empezado a vender sus propiedades abandonadas por un solo euro o menos con la esperanza de aumentar su población.

Uno de los programas más grandes está en Mussomeli, una ciudad al sur de Sicilia, a pocas horas de Nápoles y la costa amalfitana. El gobierno local está vendiendo 100 propiedades abandonadas por Internet (algunas de las cuales ya se han comprado), y se prevé que otras 400 se unan al programa.

Los 7 alojamientos de Airbnb más raros del mundo

Aunque muchas de las propiedades necesitan desesperadamente ser renovadas, la ciudad tiene mucho encanto. Además de las antiguas iglesias, cuevas bizantinas y un castillo medieval, Mussomeli ofrece delicias culinarias como el queso caciocavallo colgante y el pan horneado en hornos de leña.

La ciudad está a 650 metros sobre el nivel del mar, por lo que no existe mucha preocupación de que sea arrasada por una gran inundación. Estos son los principales datos sobre las casas.

  • Mussomeli tiene 11.000 habitantes, pero muchas de sus casas han quedado abandonadas a medida que la gente se ha mudado a las áreas urbanas.
  • El gobierno local ha colocado letreros en las puertas de las casas para indicar cuáles están a la venta.
  • Muchas casas necesitan reparaciones urgentes, como una vivienda de tres dormitorios cuya fachada se está desmoronando.
  • Se calcula que las renovaciones costarán alrededor de 100 euros por metro cuadrado. Los gastos adicionales, como los honorarios de notaría y secretaría, ascienden a entre 2.500 y 4.000 euros, dependiendo de la vivienda.
  • Algunas de las casas ya han sido vendidas, pero esta propiedad de dos dormitorios todavía está en venta, según el portal de la ciudad.
  • Los compradores deben aceptar renovar las casas en un plazo de tres años a partir de la firma de la escritura, o perderán su depósito de seguridad de 5.000 euros.
  • La ciudad tiene ingenieros y arquitectos para ayudar con las renovaciones, pero los compradores pueden montar su propio equipo de trabajo.
  • Muchas de las viviendas son del tamaño de un pequeño apartamento, pero dentro tienen varias habitaciones. Por ejemplo, hay una vivienda de 75 metros cuadrados que tiene 3 habitaciones y un baño.
  • Los interiores no son muy vistosos. Son edificios abandonados, al fin y al cabo, pero algunas vistas son espectaculares.
  • Las complejas estructuras de las puertas y balcones dan a las casas un encanto antiguo. Muchas de las casas tienen puertas de madera y fachadas de piedra. Además, están a sólo unos pasos de los increíbles paisajes de las colinas de la ciudad.
  • Para comprar una de las casas, los interesados deben ir a Mussomeli, donde se les hará una visita guiada. A lo largo del camino, harán una parada en lugares de interés y restaurantes locales. El tour cuesta 400 euros pero los visitantes sólo tienen que pagar si terminan comprando una de las casas.

Imagen de portada | Ayuntamiento de Mussomeli