Impulsados por la presión social por ser más ecológicos, los grandes supermercados como Carrefour le han declarado la guerra a las bolsas de plástico y esta cadena ha desarrollado a lo largo de los últimos años una serie de medidas para ofrecer alternativas a estos recipiente.

La última de estas medidas no ha salido de la dirección de la compañía sino de uno de los muchos locales que tiene en nuestro país. En concreto, una sucursal de la ciudad de Zamora donde ofrecen a sus clientes cajas utilizadas para la distribución de fruta y otros productos para que puedan llevarse la compra a sus casas.

No hay constancia de que esta idea se esté realizando en otros establecimientos de la marca. Sólo en este local han tenido la idea de dar una segunda vida a esas cajas en las que les llegan los pedidos y que después deberían ir directas a la basura, pero ellos han pensado que podrían ser de utilidad para transportar la compra de sus clientes.

5 alternativas sostenibles a las bolsas de plástico para hacer la compra

Se calcula que una bolsa de plástico tiene un promedio de uso de unos 12 minutos, mientras que puede conservarse en la naturaleza durante mil años sin degradarse del todo. Incluso aunque reutilicemos durante años estas bolsas, el coste para el medio ambiente resulta insostenible, por lo que empieza a ser urgente que las sustituyamos por otros métodos o materiales menos contaminantes.

Esta nueva medida totalmente gratuita para los clientes que quieran reutilizar esas cajas se suman a otras como la eliminación de las bolsas de plástico que antes vendía la marca de supermercados, así como la reciente propuesta de sustituir la mayor parte de los envases de plástico de las frutas y otros productos.

Además, ofrecen la posibilidad de que los clientes lleven sus propios recipientes como tuppers para guardar la comida como el fiambre y disminuir el uso de plásticos. Porque, además de las bolsas, los supermercados consumen toneladas de este material debido a los envoltorios en los que se preserva la comida, desde el pan de molde, la bollería, la fruta y verdura, carne y muchos otros productos.

Ya lo decía hace una semana Carrefour en un comunicado: es necesaria una respuesta conjunta por parte no sólo de los clientes y las tiendas, sino también de los distribuidores y fabricantes.