Muchas veces, el Gordo de Navidad se ha anunciado como “el sorteo más grande del mundo”, pero en realidad quien lo gana solo percibe 400.000 euros —300.000 libres de impuestos— por una apuesta de 20. Por eso, conviene saber muy bien en qué invertir el Gordo de Navidad.

Es sencillo calcular la probabilidad de que te toque el Gordo, al haber 100.000 números en el bombo, si solo juegas un décimo, la tuya es 1 entre 100.000. Es decir 0,00001. ¿Muchas? Ya sabes que, si quieres aumentarlas, solo tienes que comprar más números.

Pero como muchos han llamado a la Lotería el impuesto involuntario de los tontos, es mejor repasar algunos eventos más probables que ser agraciado el próximo 22 de diciembre por los niños de San Ildefonso.

1. Entrar en una universidad como Harvard

La tasa de admisión de solicitudes en cualquiera de las universidades más prestigiosas de EEUU, agrupadas en la Ivy League, nunca está por debajo del 5,7% que corresponde a Yale.

Si quieres entrar en Harvard, y por supuesto cumples una serie de requisitos como tener la edad y un expediente académico adecuados, la probabilidad de que te acepten es del 6,2%. Nada, unas 620.000 veces más fácil que lo del Gordo. Así que, si tienes 15 años o menos y lees esto, ponte a estudiar y deja de acariciar el décimo.

2. Quedarse embarazada tomando la píldora

Muchas y muchos confían en ella como si la píldora anticonceptiva fuera infalible. Pero en cuanto rascas un poco empiezan a salir amigas de o conocidas que tienen una amiga de que se quedaron embarazadas a pesar de tomar la píldora.

Y no solo es verdad, sino que según las estadísticas de la Asociación de Medicina Reproductiva de EEUU (ARHP), hay una tasa de 0,1 mujeres que se quedan encinta mientras toman la píldora, cosa que sí, es mucho más fácil que ser agraciada con el Gordo. Mil veces más.

Y ojo que, si te olvidas de tomarla, las probabilidades de quedar embarazada se multiplican por entre 30 y 80.