La crisis del coronavirus ha hecho que algunos productos se conviertan en indispensables. Primero fueron los geles desinfectantes y las mascarillas, luego los equipos de protección para los sanitarios y, ahora, los respiradores que requieren los pacientes más graves de COVID-19. 

Ante la alta demanda, los países intentan impedir la exportación y priorizan la fabricación para sus propios hospitales. Además, los problemas de logística y distribución que ha creado la crisis del coronavirus dificultan la llegada de material externo.

En España hay varia multinacionales que comercializan los codiciados aparatos, pero ninguna tiene fábrica dentro del país. Por eso, Sanidad tiene todas sus esperanzas puestas en una pyme de Móstoles, Hersill, que es el único fabricante de respiradores. 

“Tenemos capacidad para fabricar tantos respiradores como sean necesarios, siempre y cuando recibamos suministros”, dicen la empresa, de 60 empleados, en declaraciones a Vozpópuli. 

La compañía ha asegurado que están en comunicación con el Ministerio de Sanidad para atender a sus solicitudes, pero desconocen cuántos respiradores se van a necesitar. 

Una bebé india sobrevive pese a nacer a las 28 semanas y pesar 400 gramos

La ventilación asistida suele ser requerida por los pacientes más graves de COVID-19 y el alto número de infectados ya está poniendo a prueba la capacidad del sistema sanitario.

“Las estimaciones apuntan a que un 3% de los infectados van a necesitar sistemas de ventilación”, explicó a Business Insider España Ramsés Marrero, médico residente y maker de Reesistencia, una iniciativa organizada a través de Telegram para fabricar respiradores mediante impresión 3D. 

Marrero asegura que desde los profesionales sanitarios les han trasladado el temor de quedarse sin estos sistemas para todos los pacientes que ingresen con estas necesidades. 

El problema con los respiradores creados desde estas iniciativas es que no están homologados. Por eso, el ministro de Sanidad, Salvador, Illa lleva unos días insistiendo en que es fundamental potencias la fabricación de las empresas españolas que ya se dedican a ello.

“Hay un plan rápido de entregas de un centenar de unidades de respiradores, de las que 20 se encuentran listas para su entrega inmediata y 80 estarán disponibles en los próximos días, mientras recibimos más suministros para continuar la fabricación de estos respiradores”, indican a Vozpópuli desde Hersill.

Además, AMETIC, la patronal de la industria digital, y el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo trabajan de manera conjunta para aumentar el volumen de fabricación de respiradores artificiales homologados para las UCIS de los hospitales españoles, como consecuencia del COVID-19, según ha asegurado la patronal en un comunicado.

*Artículo original publicado en Business Insider