Empresa

España solo dedica un 3,6% del gasto público en ayudas directas para frenar la COVID-19

España solo dedica un 3,&% del gasto público en ayudas directas para frenar la COVID-19

España ha dedicado hasta septiembre un 3,6% de su PIB a ayudas directas contra la crisis provocada por el coronavirus, según un informe del FMI. Ese porcentaje está lejos de la media de un 10% de gasto público que las economías avanzadas han dedicado a subvenciones directas contra el impacto de la pandemia.

A pesar de la extensión de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), de las prestaciones extraordinarias para autónomos y los préstamos al turismo y a la industria, el nivel de gasto público de España para combatir el impacto económico y laboral de la pandemia de coronavirus sigue estando muy por debajo de la media del resto de economías desarrolladas.

Esta conclusión se extrae el último informe Fiscal Monitor del Fondo Monetario Internacional (FMI), en el que la institución analiza los programas estatales de ayudas directas y de apoyo público a los préstamos para reflotar a empresas y sectores. En el texto, se concluye que España está dedicando un 3,6% de su PIB a subvenciones directas contra el impacto de la pandemia, un porcentaje que alcanza el 14,1% si se tienen en cuenta los avales públicos del ICO.

Mientras, la media de gasto público en ayudas directas del resto de economías avanzadas se sitúa en torno a un 10%, según La Vanguardia, que destaca que otros países europeos superan ampliamente las cifras de España, como Italia, que ha dedicado un 5,1% de su PIB a ayudas directas, Francia, con un 6,2%, o Alemania, que alcanza un 14,4%.

El FMI valora el gasto público español en ayudas directas contra el coronavirus en 32.000 millones de euros, de los que 21.200 millones se destinan a gastos derivados de los ERTE, 4.800 millones para la moratoria fiscal a autónomos, 2.900 millones para transferencias a las comunidades autónomas y 640 millones en préstamos a la industria y el turismo.

Arquitectura post-COVID: viviendas accesibles para toda la vida

De este modo, el nivel de gasto público español en subvenciones contra la pandemia solo supera al de Corea del Sur. Además, también se ve superado por sus vecinos europeos el porcentaje de PIB dedicado a facilitar la concesión de préstamos a empresas en problemas, con el 14,1% de España situándose por debajo del 14,8% de Francia o el 30% de Italia y Alemania.

Sin embargo, el gasto público de España dedicado a avalar créditos supera en 3 puntos la media de gasto de las economías desarrolladas, con una inversión total de 150.000 millones de euros. No obstante, el FMI no ha tenido en cuenta en este cálculo los 20.000 millones de euros del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, que todavía no ha repartido financiación aunque sí ha recibido peticiones de varias empresas.

De este modo, el informe del FMI confirma que España sigue siendo unos de los países que menos gasto público está dedicando a luchar contra el impacto del coronavirus, especialmente en el terreno de las ayudas directas. Los porcentajes de gasto público no han avanzado demasiado desde abril, cuando el país comprometió un 1,1% de su PIB en ayudas contra el coronavirus y un 11,7% teniendo en cuenta aplazamientos y garantías de liquidez.

Esa contención en el gasto es especialmente llamativa teniendo en cuenta que España es el país avanzado, junto con Italia, que sufrirá una mayor contracción de su PIB en 2020, de hasta un 12,8% según las previsiones de verano del propio FMI, que estima que en 2021 se producirá un rebote en la economía española que se traduzca en un crecimiento de un 6,3%.

*Artículo original publicado por Adrián Francisco Varela en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider