Empresa

España es uno de los países europeos con menos viviendas sociales

España es uno de los países europeos con menos viviendas sociales

España es uno de los países de la UE con menos porcentaje de viviendas sociales y la construcción de este tipo de viviendas se encuentra en mínimos de 4 décadas. Tras alcanzar máximos durante los años 80, la construcción de viviendas protegidas se desplomó en la época de la burbuja inmobiliaria.

Este pasado fin de semana, varias manifestaciones en Madrid, Zaragoza o Logroño, entre otras ciudades, reclamaron que la ley que regulará el mercado inmobiliario, que el Gobierno presentará en las próximas semanas, garantice el derecho a una vivienda digna y accesible a través del refuerzo de la vivienda social, entre otras propuestas.

Así, las viviendas de protección oficial (VPO), que habían pasado a un segundo plano durante la burbuja inmobiliaria que vivió España hace 2 décadas, están volviendo a cobrar importancia, como demuestran los nuevos proyectos de vivienda social que se han anunciado en los últimos meses en Baleares, Málaga, Córdoba, País Vasco, Navarra o Cantabria, con las que se busca facilitar el acceso a la vivienda de quienes no pueden afrontar los precios que marca el mercado.

Sin embargo, pese a que la falta de accesibilidad al mercado inmobiliario ha vuelto a poner sobre la mesa el modelo de vivienda social que ha sido mayoritario en España durante gran parte del siglo pasado, las últimas cifras disponibles sobre viviendas protegidas revelan que su construcción se encuentra en mínimos históricos y que el país se ha descolgado de sus socios europeos en el fomento de la habitabilidad sostenible.

La construcción de vivienda social, en mínimos de las últimas 4 décadas

Según el Boletín Especial de Vivienda Social 2020 que publicó en septiembre el Observatorio de Vivienda y Suelo del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, un 8,5% de las viviendas que se construyeron en España se destinaron a vivienda social en 2019, con 6.615 viviendas protegidas terminadas frente a 71.562 viviendas libres en la misma situación, lo que supone un repunte de medio punto porcentual respecto a 2018.

5 razones que explican el desplome actual de la compraventa de vivienda en España

En términos brutos, esas 6.600 viviendas sociales recién construidas representan el tercer dato anual más bajo de los últimos 40 años, solo superadas por la 4.900 que se construyeron en 2017, y que supusieron un 9,1% del total de viviendas terminadas, y por la 5.100 de 2018, un 8% del total, como se refleja en la gráfica siguiente, en la que se observa que las cifras de los últimos años contrastan con las de las décadas anteriores.

De hecho, la proporción más baja de vivienda social construida en un año respecto al total de la construcción residencial se alcanzó en 2002, cuando se construyeron 37.544 viviendas de protección oficial, 6 veces más que en 2019, pero apenas suponían un 7,2% del total de 518.273 viviendas terminadas, cifras que no han vuelto a alcanzarse en el país desde el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Sin embargo, la edad de oro de la vivienda social en España se produjo en los años 80, cuando más de la mitad de la construcción residencial se destinó a alojamiento protegido desde 1982 hasta 1987 y se alcanzó el récord histórico de vivienda social, con 114.067 viviendas sociales terminadas en 1985 que suponían el 67,2% del total y que superan en casi 40.000 domicilios el total de construcciones, libres y protegidas que se llevaron a cabo en España en 2019.

“Tras un incremento al comienzo de la década de 1980”, señala el boletín del ministerio, “seguidamente se experimentó una notable reducción, del 50% en el año 1991”, a la que sucedería a partir de 1993 “una leve recuperación, pero a finales de los 90 comienzan nuevamente a reducirse, hasta situarse por debajo de las 8.000 viviendas protegidas anuales en el último lustro, que representan valores mínimos de los últimos 40 años”.

A la cola de la Unión Europea en vivienda social

El informe del Ministerio de Transportes también compara las cifras de España con las de los vecinos comunitarios y destaca que “los datos proporcionados por Eurostat y por el Observatorio Housing Europe corroboran que el parque de vivienda social en España se encuentra más de 6 puntos porcentuales por debajo de la media de los países de la Unión Europea“.

Excluyendo a los 5 países que no protegen el acceso a una vivienda asequible en sus legislaciones, Grecia, Chipre y Malta en el Mediterráneo y Lituania y Letonia en el Báltico, España cuenta con el quinto menor parque de vivienda social de los 27 países de la UE y Reino Unido, superando a Rumanía, Estonia, Croacia y Portugal y registrando el mismo porcentaje, un 2,5%, que Bulgaria, como refleja la siguiente gráfica.

En porcentaje respecto al total de su parque residencial, Países Bajos es el país comunitario con más proporción de vivienda social, con un 30%, seguido de Austria con un 24%, Dinamarca con un 20,9% y Suecia con un 19%, mientras que la media de la UE se sitúa en el 9,3%, triplicando las cifras de España, que aparece por detrás de las principales economías del continente, como Reino Unido, Francia o, a menos distancia, Alemania e Italia.

Nunca tanta gente vivió de alquiler en España desde 1985: así ha evolucionado la vivienda

Mientras, en términos brutos, el boletín destaca que “el país que dispone de un mayor número de viviendas sociales es Francia”, que cuenta con 4,7 millones de viviendas de este tipo, más de 10 veces más que las 452.040 que existen en España, aunque señala que “influye de manera directa el número de viviendas secundarias“, señalando que el promedio de la UE es de 1,19 viviendas por cada primera vivienda, mientras que en España hay 1,39 viviendas por cada vivienda principal.

*Artículo original publicado por Adrián Francisco Varela en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider