Empresa

El pequeño comercio español se hunde: ¿qué soluciones hay?

El pequeño comercio español factura por debajo del 60% en relación a 2019

El pequeño comercio español está en graves aprietos por el parón económico y la coyuntura derivada de la pandemia de COVID-19. Así lo pone de manifiesto unanálisis realizado por UPTA, que destaca la importante bajada de facturación.

El pequeño comercio, uno de los sectores del tejido laboral español más vulnerable y sensible ante la crisis del coronavirus, contempla hasta el momento como los problemas económicos y la pérdida de ingresos se ceban con sus negocios. Un análisis de UPTA apunta a que la facturación del pequeño comercio sigue por debajo del 60% en comparación con el 2019. Ni las rebajas veraniegas ni las promociones han logrado salvar el barco: únicamente han conseguido que los ingresos se incrementen un 12%.

Según una encuesta de la Confederación Española de Comercio, la primera semana de rebajas registró una caída de la facturación de entre un 20% y un 30% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, con variaciones que llegaron al 50% en las zonas que más dependen del turismo. La previsión de la CEC es que el 20% de los comercios a pie de calle cierren antes de finalizar 2020 si no se ponen en marcha ayudas urgentes y específicas para el sector. En el caso de los pequeños y medianos locales dentro de centros comerciales, la mitad podrían cerrar. 

Miles de altas menos de autónomos: la pandemia frena en seco el emprendimiento

También la CEC prevé que el cierre de tiendas se produzca en cascada: desde que se levantó el estado de alarma 1 de cada 10 tiendas de pequeño comercio no ha llegado ni a abrir, porcentaje al que estiman que se sume otro 10% antes de acabar diciembre.

Desde UPTA recuerdan que un tercio de los comerciantes españoles (35%) suman más de 53 años, siendo un segmento frágil en materia de empleo si sus negocios se ven obligados a cerrar las puertas. Los grandes inconvenientes de este grupo de población son la brecha digital, escasa inversión en marketing digital y RRSS y pocos recursos destinados a infraestructura tecnológica.

UPTA pide un plan de choque

“Necesitamos urgentemente un plan de choque, una estrategia para la digitalización de este sector, que necesita más que nunca reinventarse y adaptar tecnológicamente sus procesos de gestión interna y externa”, pide Eduardo Abad, presidente de UPTA. La organización pide al Ministerio de Industria que presente un plan de choque para el comercio minorista para afrontar la sangría que se producirá a partir del mes de septiembre.

UPTA pide un pacto con las administraciones regionales y que se active un plan integral de trabajo que permita la supervivencia de miles de actividades económicas que están al borde de la desaparición. Diversas asociaciones de comerciantes de toda España solicitan fomentar el comercio de barrio, asesorar en la solicitud de ayuda, resolver dudas e invertir en iniciativas que reviertan en los comercios locales y de proximidad.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.