Empresa

Distopía laboral: crean aposta un WC incómodo para aumentar la productividad

Distopía laboral: crean aposta un WC incómodo para aumentar la productividad

No, no es ninguna broma de mal gusto, si no una idea más acuñada en tiempos de tardocapitalismo voraz por una startup británica. Su creación es un WC tan incómodo que ningún trabajador aguantará más de cinco minutos sentado sobre él.

XXI parece estar siendo el siglo de los retrocesos laborales: la incertidumbre, la precariedad, la subida de los precios de la vivienda muy por encima de los salarios, los contratos temporales o la uberización del empleo son notas comunes al mercado de trabajo. Mientras, surgen gadgets que parecen surgidos del humor negro pero que en realidad, están hechos en serio. Es el caso del váter incómodo desarrollado por la empresa británica StandardToilet.

La idea tras este aparato no es otra que fastidiar a las personas que se sientan tranquilamente a hacer sus necesidades diarias en el lugar en el que esté instalado. La incomodidad viene propiciada por la acusada pendiente del inodoro, de 13 grados. Esta inclinación hacer que sea insoportable permanecer sentado durante más de cinco minutos. 

Radiografía de las comunidades autónomas con mejores y peores sueldos

La startup persigue de esta manera que los trabajadores estén sentados durante largos períodos de tiempo, motivar a los empleados de oficina a salir de Instagram y volver a sus escritorios, o liberar puestos de baño públicos. El cruel invento fue recibido con sorna y desprecio en redes sociales como Twitter. “¡Adiós a las pausas de confort!”, escribió el actor Dave Vescio en un tuit sarcástico.

El baño precio del baño oscila entre los 200 y los 650 dólares. La compañía ya está en conversaciones con los consejos locales y las principales estaciones de servicio de autopistas para distribuir los baños, según apuntan desde Wired. “Su principal beneficio es para los empleadores, no para los empleados”, dijo a Wired el fundador de StandardToilet, Mahabir Gill. “Le ahorra dinero al empleador”. Queda claro que en tiempos de explotación moderna, ni ir al baño tranquilo podrá uno.

Fuente | Futurism

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.