Empresa

Consejos financieros si te han despedido en época de coronavirus

El peor mes de agosto para el empleo en la última década

Con la crisis del COVID-19 muchos españoles se han visto inmersos en procesos de ERTE o pérdida de trabajo. Seguramente, si te encuentras ante una situación en la que tu empresa te ha despedido, te puedas preguntar qué puedes hacer con tus finanzas personales.

Con la crisis del COVID-19 muchos españoles se han visto inmersos en procesos de ERTE o pérdida de trabajo. Los últimos datos de la EPA así lo reflejan al constatar una gran disminución de los trabajadores activos.

Seguramente, si te encuentras ante una situación en la que tu empresa te ha despedido, te puedas preguntar qué puedes hacer con tus finanzas personales. Manejar el dinero correctamente es vital para no tener problemas en el futuro y entrar de lleno en una ruina económica. Es lo que hay que evitar a toda cosa.

Los 10 sectores laborales que crearán más empleo tras la pandemia

¿Hay algunos pasos que puedes seguir para que tus ahorros no se vean comprometidos? La respuesta es que sí. Por eso, lo primero de todo que debes hacer es conservar la calma. El factor emocional es muy importante a la hora de manejar el capital del que dispones y para tomar decisiones financieras adecuadas.

De hecho, la mayoría de los despidos acarrean una indemnización que oscila entre los 33 días por año trabajado para los improcedentes, y de 20 días por año en los que se producen por causas objetivas. Además, gozarás de una prestación por desempleo, por lo que has de estar tranquilo y ver la situación con la mayor prudencia posible. Lo que no se debe hacer, nunca, es gastarse la liquidación. La clave está, nuevamente, en una adecuada gestión.

Eso sí, en caso de pérdida de empleo, lo más habitual es recibir unos 3 meses de sueldo, aproximadamente, lo cual es una cantidad que te puede ayudar y que se puede sumar a otros ahorros que uno tenga, por ejemplo, si has llevado una planificación financiera adecuada, un fondo de emergencias.

Principales recomendaciones

Lo que sí resulta importante es que, una vez que terminas una relación laboral y empiezas a buscar otra fuente de ingresos, hay algunos cambios que se pueden llevar a cabo y que has de tener presente.

Primeramente, es aconsejable terminar con una buena relación con tu empleador. ¿Por qué? Especialmente porque te pueda abrir puertas y hacer más fácil en el caso de que en el futuro vayan a requerir referencias, cartas de recomendación, entre otras cosas, lo cual puede hacer que entre más dinero con el paso del tiempo.

Por otro lado, los expertos recomiendan reducir los gastos que se tienen al mínimo posible. Entre ellos, los llamados gastos hormiga. “Particularmente diversiones o vacaciones, para tratar de estirar esa indemnización al máximo y no tener que recurrir a otro tipo de ahorros en caso de no encontrar un empleo en poco tiempo”, destaca para Business Insider José Luis Herrera, analista independiente.

Cuando no se tiene trabajo es el momento idóneo para que revises tu presupuesto, ver cuáles son tus gastos y tomar medidas al respecto. Como tu nivel de ingresos ha caído, vas a estar más motivado para aligerar costes innecesarios.

El fallo que cometen la mayoría de las personas, más allá de gastar más de lo que se ingresa, es empezar por los gastos variables, los que están relacionados con las actividades de ocio. De ahí a que lo más recomendado sea que comiences con tus gastos fijos, sobre todo los que pueden hacerte ahorrar en el corto plazo.

Otro factor que has de tener muy presente son las deudas distintas a las de tu hipoteca. Muchos tienen dinero pendiente de pago en sus tarjetas de crédito o algunos préstamos rápidos. Hay que tratar de mantenerse al día. Por eso, se debe tener mucho cuidado con poder pagar tus deudas para que tu salud financiera no se vea trastocada. Un nivel alto de endeudamiento puede poner en riesgo tus finanzas.

También es importante que mantengas las coberturas de seguros, en la medida que te sea posible. En caso de que sea difícil, es fundamental que revises las opciones que ofrece el mercado, porque seguramente te puedas ahorrar un buen dinero si lo necesitas. Hay que aligerar costes, pero siempre con la mente fría.

Asimismo, si ya ahorras, sigue haciéndolo, sobre todo si lo haces mediante transferencias automáticas.

Por último, pero no menos importante, empieza de inmediato con la búsqueda de un nuevo trabajo. Para esto, las relaciones personales que has forjado son vitales. Hay que pulir el CV.

*Artículo original publicado por Héctor Chamizo en Business Insider 

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider