Empresa

Cómo tributan tus acciones en Bolsa en la declaración de la Renta 2018

Cómo tributan tus acciones en Bolsa en la declaración de la Renta 2018

Los ingresos que genera la compraventa de acciones deben incluirse en la declaración de la Renta como ganancia patrimonial, igual que el resto de inversiones. También puedes utilizar las ganancias o pérdidas que te genere la inversión para compensar otras pérdidas patrimoniales.

2018 fue un año complicado para los inversores en bolsa, especialmente durante el último trimestre, cuando los principales índices de renta variable de todo el mundo entraron en una racha bajista. Esa marea roja parece haberse calmado con la llegada del nuevo año, a pesar de los malos augurios que hablan incluso de una recesión en 2020.

¿Deberías desgravarte el colegio concertado de tus hijos en la Renta 2018?

Más allá de la marcha del mercado, si inviertes en bolsa y durante el año pasado compraste acciones aprovechando la volatilidad o vendiste para huir del riesgo o de un valor en caída libre, el dinero que hayas ganado o perdido con esas operaciones debe figurar en tu declaración de la Renta, como sucede con otras inversiones.

Cómo tributan tus acciones en la declaración de la Renta

El resultado total de tu actividad en Bolsa que resulte de las compraventas de acciones de empresas cotizadas que hayas realizado a lo largo de 2018 se incluyen en la declaración de la Renta en la compensación de ganancias o pérdidas patrimoniales. De este modo, puedes equilibrar el resultado del ajuste anual del IRPF con los rendimientos de otras inversiones.Cómo tributan tus acciones en Bolsa en la declaración de la Renta 2018

Para calcular ese resultado total, debe figurar en el apartado del patrimonio la diferencia entre los precios de compra y de venta de las acciones, como sucede con las criptomonedas y otros productos financieros. Sin embargo, es necesario tener en cuenta los gastos, por lo que al precio de compra hay que restarle el gasto derivado de esa operación y al precio de venta sumarle también el coste que lleva aparejado.

Si has obtenido pérdidas, puedes compensarlas con hasta un 25% de tus rendimientos de capital mobiliario. Además, debes plasmarlas en tu declaración pero no es obligatorio compensar las ganancias de 2018 con las pérdidas del mismo año, dado que la ley contempla que puedes hacerlo en los cuatro años siguientes a haberlas sufrido.

Si has conseguido ganancias una vez integrado el saldo final de nuestras compras o ventas de acciones en la base imponible del ahorro, tributarán como otros productos de inversión, es decir, un 19% de IRPF por los primeros 6.000 euros recibidos, un 21% hasta 50.000 euros y un 23% a partir de esa cantidad.

*Artículo original publicado por Adrián Francisco Varela en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider