Empresa

Cómo saber si te conviene hacer la declaración de la renta conjunta

Cómo saber si te conviene hacer la declaración de la renta conjunta

Algunos matrimonios y parejas de hecho suelen preguntarse si hacer la declaración de la renta conjunta es mejor idea que presentarla de forma individual. Estas son las ventajas y desventajas de hacer la declaración de la renta conjunta.

La campaña de la renta empieza el próximo 7 de abril, por lo que es buen momento para empezar a reunir toda la documentación posible y responder a las dudas que sean necesarias.

El plazo finaliza el 30 de junio, así que antes de esta fecha todos los contribuyentes que estén obligados a presentarla tendrán que cumplir con el trámite, de lo contrario se enfrentarán a multas y sanciones de la Agencia Tributaria. 

Los 11 fallos más comunes al presentar el borrador de la declaración de la renta

En el caso de los matrimonios y parejas de hecho, en esta época es habitual hacerse la pregunta de si es más beneficioso presentar la declaración de la renta de forma conjunta o individual, ya que Hacienda ofrece ambas modalidades y hay que estudiarlas con detenimiento.

Como norma general, la declaración de la renta se presenta de forma individual, aunque si todos los miembros de una unidad son contribuyentes por este impuesto existe la opción de hacerla conjunta, tal y como explica Hacienda.

Lo primero que se debe tener en cuenta es que, una vez elegida la modalidad individual o conjunta, no será posible modificar dicha opción presentando nuevas declaraciones, así que antes de tomar la decisión hay que conocer las ventajas y desventajas.

Ventajas de la declaración conjunta

La declaración de la renta conjunta es recomendable para los matrimonios o parejas de hecho en los que uno de los miembros no recibe ingresos por rendimientos del trabajo o estos son muy bajos.

En las declaraciones conjuntas formadas por un matrimonio con hijos, Hacienda contempla una reducción de la base imponible de 3.400 euros, algo a tener en cuenta para decantarse por esta opción.

A las parejas de hecho con hijos o a las familias monoparentales se les aplica una reducción de la base imponible de 2.150 euros anuales, que sumadas al mínimo personal alcanzan los 7.700 euros.

Además, en la declaración conjunta es posible compensar pérdidas patrimoniales con ganancias de forma conjunta.

Eso sí, si ambos miembros de la pareja o el matrimonio tienen unos ingresos más alto conviene que la presentación sea individual, y que se apliquen las deducciones a las que tiene derecho cada miembro de la unidad familiar.

Desventajas de la declaración conjunta

La principal ventaja de la declaración conjunta es la obligación de que uno de los miembros de la unidad familiar tenga que presentar el IRPF cuando no está obligado a hacerloya que su umbral de ingresos puede no llegar al mínimo de 22.000 euros al año con un solo pagador, o de 14.000 euros anuales con 2 o más pagadores.

Al sumar ambas declaraciones es posible que se tribute por un tramo de IRPF más elevado, debido a ello es recomendable hacer la declaración conjunta cuando un miembro de la unidad familiar no trabaja o tiene muy pocos ingresos.

Tampoco se amplían los límites de las deducciones disponibles por hacer la declaración conjunta, por lo que un matrimonio o pareja de hecho se beneficiará más de estas ayudas presentándola de forma individual, si es que ambos tienen trabajo.

En resumen: escoger una modalidad de presentación u otra dependerá de las circunstancias de cada unidad familiar y de lo que sea más conveniente.

*Artículo original publicado por Enrique Fernández en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider