El largo plazo es uno de los asuntos pendientes para el ahorrador español. Es muy complicado alcanzar nuestras metas cuando la mentalidad predominante es la del corto plazo.

De ahí a que surja la pregunta sobre si hay algunos trucos que podamos llevar a cabo para que al menos guardemos un 10% de nuestro sueldo y conseguir pagar gastos extraordinarios en el futuro. O simplemente para la jubilación.

En opinión de Gisela Turazzini, CEO de BlackBird Broker, la clave del ahorro es entender la importancia del interés compuesto. Esto es “la capitalización compuesta de rentabilidad año tras año sobre la misma base nominal”.

5 métodos virales y efectivos para empezar a ahorrar dinero

De este modo, cuanto antes empecemos mucho mejor. En este sentido, tal y considera, con “pequeñas cantidades de ahorro a largo plazo”, puesto que son muy importantes para “complementar la pensión en edad de jubilación”.

Siguiendo este hilo, lo ideal, agrega Turazzini, sería empezar a ahorrar pequeñas cantidades de 100 ó 200 euros al mes. Para ello es importante hacerlo “desde el primer sueldo” e ir aumentando la partida periódica a medida que “vaya creciendo nuestra carrera profesional, nuestra edad y por ende nuestros ingresos”.

Victoria Torre, responsable de desarrollo de producto de Self Bank, concreta que la virtud para el ahorro está en el medio, puesto que no es bueno “ahorrar poco”, pero tampoco lo es “ahorrar demasiado”. Si ahorramos poco y de forma desordenada, podemos desincentivarnos, “aparte de que no lograremos alcanzar nuestros objetivos”.

Tomando todos estos argumentos como punto de partida, ¿cuáles son las principales recomendaciones para lograr la meta de ahorrar ese 10% del salario o bien unos 200 o 300 euros al mes?

Hay una serie de medidas que puedes adoptar y que te sirvan para que pueda ser alcanzable.

1. Puedes abrir una cuenta diferente a la que sueles usar

Desde el punto de vista de BBVA, abrir una cuenta diferente a la corriente da a los usuarios “la oportunidad de ahorrar”. Separar una cierta cantidad al mes, nada más recibir el salario, “puede facilitar mucho esta tarea”.

En esta línea, la mayoría de los bancos ofrecen “diferentes productos de ahorro que hacen que el dinero depositado crezca, por lo que no sólo se está ahorrando, sino, también, ganando dinero”.

2. Fijarse metas de ahorro concretas semanales o mensuales

Establecer presupuestos mensuales, semanales y establecer metas e intentar no pasarse, es uno de los mejores hábitos de ahorro.

En muchos momentos se gasta mucho durante el fin de semana y nos pasamos de lo que teníamos en mente. Cuando sucede esto una alternativa es que se compense con las semanas en las que tenemos menos gasto.