Empresa

Cómo lograr tus metas según tu tipo de personalidad

meta montana

Descubrir cómo alcanzar unos determinados objetivos o metas a veces puede desmoralizarnos, ya que nuestra personalidad no va acorde con esa forma de enfocar los logros. Por eso dependiendo de tu tipo de personalidad deberás actuar de una forma u otra para lograrlo.

Lograr las metas que nos proponemos durante el año conlleva realizar nuevos compromisos y prácticas, además de cambiar nuestras actitudes frente a los objetivos que queremos lograr. Por ello es muy importante que conozcas tu personalidad para lograr tus metas, y utilices tus mejores cualidades para ello.

Por eso para conseguir tus objetivos tienes que ser específico en lo que buscas, y establecer metas alcanzables y tangibles, con un plazo limitado en el que deben ser cumplidas. Tu forma de actuar para lograrlo también tiene que ver con tu forma de ser. “Hay un poco de investigación sobre la relación o asociación entre la personalidad y el hábito y el cambio de comportamiento”, afirma Kenneth Nowack, psicólogo organizacional y directos de la investigación de Envisia Learning, una firma de gestión de cambios y desempeño.

Por tanto la personalidad puede influir de 5 formas específicas en nuestra capacidad para lograr nuestras metas:

  1. En el comienzo: Las personas con personalidades más relajadas no suelen tener tanta motivación para comenzar a ir tras sus objetivos, pero ello no implica que sean vagos. Lo que debes hacer si tienes una personalidad así es plantearte objetivos más específicos y menos complicados, para sentirte cómodo e ir logrando pequeños pasos poco a poco. Cada persona organiza los comienzos de una forma, por lo que habrá algunos que quieran dividir sus acciones a seguir en 10 pasos, y otros lo prefieran en solo cinco.
  2. Tipos de metas: Los tipos analíticos asertivos, extrovertidos y relajados se reflejan en los objetivos, según explica el experto Nowack. Es decir, este tipo de personalidad suele mejorar su rendimiento y le gusta la competencia. Las personas más reservadas o introvertidas no ven esos objetivos tanto como una competición, sino como una motivación individual para aprender y mejorar su propia persona, con lo cual los tipos de metas cambian.
  3. Recursos y apoyo: El tipo de recursos que se elijen para conseguir tus objetivos también se ven influenciados por tu personalidad. Las personas más competitivas tienden a usar aplicaciones para hacer seguimientos de sus procesos hacia las metas, mientras que los que prefieren ir más lentamente siguen su proceso de manera más informal. Además estas personas buscarán un apoyo más personalizado, mientras que las personas más competitivas tenderán a preguntar a una amplia red social. Tener un grupo grande de apoyo puede hacer una gran diferencia en el logro de los objetivos.
  4. Adaptabilidad: Las personas que triunfan a través de su competitividad y motivación extrema pueden enfocarse demasiado en una meta que no está funcionando, sin cambiar de rumbo a pesar de ver que no es ese el camino. Por ello es importante que si elegimos un camino que altere el equilibrio o el cuidado personal, debemos ser conscientes de ello para cambiarlo. Es decir, si una meta no está funcionando, tener un plan B para poder lograr el objetivo de otra forma.
  5. Mantener el curso: La motivación que mantienes durante el logro de tu meta tiene mucho que ver con tu personalidad. Las personas que son excitables, pueden subestimar los desafíos del futuro y perder la motivación. Si son indecisas y no tienen mucha confianza, puede que empezar sea un problema para ellas. Comprender estas características de cada personalidad es importante para definir el rumbo y saber si es necesario dividir la meta en distintos pasos para poder lograrla. Para las personas más tranquilas, puede que lo mejor sea centrarse en lo que ya se ha logrado y celebrarlo, para mantener la motivación, mientras que las personas más competitivas centrarse en las tareas que faltan hará que sean más productivas.

Configurar objetivos en Google Analytics, paso a paso

Así, dependiendo de tu tipo de personalidad, lograr tus metas puede tener un camino u otro, por ello es muy importante conocer nuestras aptitudes y nuestras cualidades en primer lugar.

Vía | Fast Company

Te recomendamos

Sobre el autor

Alicia Ruiz Fernández