Empresa

Cómo escoger epígrafe del IAE si vas a hacerte autónomo

Cómo escoger epígrafe del IAE si vas a hacerte autónomo

Las actividades empresariales, profesionales y artísticas deben tributar en el IAE. En función del grupo en el que quedes encuadrado pagarás a Hacienda por estimación objetiva (módulos) o directa, pudiendo ser ésta normal o simplificada.

El Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) es todo un mundo. Conscientes de ello son los profesionales y los empresarios que se enfrentan a él cada ejercicio. Bien es cierto que resulta comprensible que sea vasto, ya que trata de que toda actividad por cuenta propia y parte de la empresarial pase por el aro de Hacienda. Es decir, que el espíritu y la aspiración del IAE es ‘universal’.

Aquí se explica qué es el impuesto sobre actividades económicas y por qué es importante para tu factura fiscal que elijas el epígrafe que corresponde a tu actividad.

Qué es el IAE

Se trata de un tributo directo que grava el ejercicio de actividades empresariales, profesionales o artísticas. Quedan fuera las agrícolas, las ganaderas dependientes, las forestales y las pesqueras.

El IAE debe pagarse tanto si se realiza en un local, en el domicilio, en un centro de trabajo o en cualquier otro lugar.

Cómo funciona el IAE

Aunque hay muchas profesiones, ocupaciones y tipos de acciones que exigen cumplir en el IAE, el funcionamiento del tributo es sencillo: se aplica sobre la obtención de rentas como consecuencia de una actividad que genere ingresos económicos. Así de sencillo, así de universal.

A quién afecta el IAE

El impuesto sobre actividades económicas incluye tanto a personas físicas -autónomos- como a jurídicas, es decir, a sociedades. No obstante, hay excepciones a la tributación por este gravamen.

Exentos del IAE

Así, hay varios casos que se libran de este compromiso fiscal a pesar de desarrollar una actividad empresarial o profesional; son los siguientes:

  • Durante los dos primeros años de actividad, tanto empleados por cuenta propia como sociedades.
  • Precisamente, las personas físicas citadas. En otras palabras, el autónomo no tiene que pagar por este concepto, aunque sí la obligación de elegir el epígrafe del IAE que corresponda a su actividad al darse de alta.
  • Las sociedades civiles y mercantiles que tengan un importe neto en la cifra de negocio inferior a un millón de euros.
  • Los contribuyentes por el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) no residentes que operen en España de forma permanente, siempre que no rebasen esa misma cifra en su facturación.

Cómo elegir el epígrafe del IAE

El impuesto sobre actividades económicas ofrece cientos de opciones, al intentar cubrir todos los supuestos. A pesar de lo cual, no siempre resulta sencillo dar con la tecla. Lo ideal es que te leas con detenimiento la lista al completo y selecciones el epígrafe que más se aproxime a la actividad que quieras llevar a cabo. Si sigues teniendo dudas, puedes consultar el buscador de actividades en el IAE de la Agencia Tributaria.

Por qué es importante seleccionar el epígrafe correcto en el IAE

Aunque pueda parecer que lo mismo da una que otra elección, nada más lejos de la realidad. En función del grupo en el que quedes encuadrado cumplirás con Hacienda por estimación objetiva (módulos) o directa, pudiendo ser ésta normal o simplificada. Es decir, que el epígrafe determina que pagues más o menos impuestos.

Comunicar la elección del epígrafe del IAE

Al darte de alta en el Centro de Empresarios, Profesionales y Retenedores de Hacienda deberás fijar el epígrafe del IAE por el que vas a tributar con su correspondiente código numérico.

IAE y CNAE

En último término, aunque puede haber lugar para cierta confusión, es preciso distinguir entre el impuesto de actividades económicas y la Clasificación Nacional para Actividades Económicas, cuya lista completa de más de 1.000 elementos puedes consultar aquí.

De entrada, conviene tener claro que la CNAE no es un gravamen, sino un código que se utiliza en la documentación relacionada con la empresa. De hecho, las claves del IAE y del CNAE y no tienen por qué coincidir.

El epígrafe en la CNAE

También en esta tabla es relevante la selección de la categoría. ¿Por qué puede resultar determinante elegir el epígrafe correcto que corresponde a cada empresa en la CNAE? Pues, en primer lugar, porque puede ayudar a que una entidad financiera conceda crédito a una pyme o no.

Asimismo, incide respecto a las licencias municipales -sobre todo en hostelería-, al fijar horarios o en las actividades que están permitidas (poner música o acoger actuaciones en directo, por ejemplo).

*Artículo original publicado por Javier Moronatti en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider