Empresa

Más de 122.000 autónomos españoles siguen trabajando después de los 65

Autónomos siguen trabajando

Por razones diversas, entre las que destaca la precariedad de las pensiones, son muchos los autónomos españoles que prolongan su actividad profesional más allá de los 65 años. En concreto, más de 122.000.

Los profesionales españoles se enfrentan a muchos problemas: la contratación como falsos autónomos en ascenso por parte de las empresas, jornadas laborales de más de  nueve horas, la morosidad o los retrasos en los pagos por parte de las administraciones, condiciones más precarias, elevada carga impositiva, pensiones bajísimas y salarios, vacaciones y descansos más bajos y peores que la media de los asalariados.

La mitad de los autónomos españoles no tendrá vacaciones este verano

Esta semana UPTA ha publicado un informe que detalla las cifras de los autónomos que continúan ejerciendo su actividad más allá de los 65 años: 122.158 lo siguen haciendo. Por sectores, se trata de autónomos del comercio al detalle y al por mayor, los que más alargan su carrera profesional al frente de sus actividades, 31.005, seguidos de los agricultores y pequeños establecimientos de hostelería con 12.658 y 9.728 respectivamente. Otros colectivos que prolongan su vida laboral más allá de los lindes de la jubilación son autónomos del transporte, los sanitarios y los de educación.  

¿Por qué los autónomos trabajan más allá de la jubilación?

En una gran parte de los casos, tal y como detalla el informe de UPTA, la insuficiente carrera de cotización es la causa por la que los autónomos siguen trabajando, ya que para el 40% de estos autónomos el ingreso en el mercado de trabajo se produjo con edades tardías y aún no han llegado al tope cotizable para percibir el 100% de la pensión de jubilación.

Así, en torno a un tercio de los autónomos no pueden dejar de trabajar por la baja cuantía de su pensión, ya que han cotizado en bases mínimas de cotización y apenas llegan a 600 euros de media. Más de un 20% permanecen por propia iniciativa al ser perfiles cualificados con actividades de carácter técnico o intelectual, no sujetas a tanto deterioro físico.

También entre estos se encuentran los autónomos acogidos a la “jubilación activa”, es decir, parcial y pueden continuar desempeñando su actividad. “Son situaciones de auténtica supervivencia las que venimos detectando, son muchos los autónomos que tendrán que alargar su actividad profesional más allá de los 70 años, puesto que las pírricas bases y la tardanza en comenzar a cotizar son una losa demasiada pesada para poder acogerse a el merecido descanso”, revelaEduardo Abad, presidente de UPTA.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.