Empresa

Así influye el color dorado en la forma en la que gastamos el dinero

dorado

Un nuevo estudio ha demostrado que el color dorado puede ser determinante a la hora de gastar nuestro dinero. Te contamos lo determinante que es este color para el consumo.

El consumo y el gasto de dinero pueden relacionarse con muchas cosas, y numerosos estudios demuestran que los colores son una de ellas, en especial la influencia del color dorado, según una nueva investigación.

El comportamiento de los consumidores cambia en relación a los colores que les rodean, por ejemplo, los clientes que compran en una tienda que está decorada en azul, tienen más probabilidades de que las personas se queden más tiempo. Los colores fríos hacen que se produzca esto, además de que las personas compren algo y gasten más que los compradores que van a tiendas con decoración roja o de colores cálidos.

Las investigaciones evidencian que esto ocurre debido a que los colores más fríos hacen que los compradores se sientan más relajados y confortables en la tienda. Por el contrario, los colores cálidos son estimulantes y excitantes.

Por eso en las tiendas de ropa los colores estimulantes pueden hacer que las ventas desciendan considerablemente, ya que los clientes se aceleran y tienen más prisa por irse. Pero no sucede igual en los restaurantes de comida rápida, donde el objetivo que se busca es que los clientes entren y se vayan rápido.

Los colores principales que se usan para estos restaurantes son el rojo, el amarillo y el naranja, que hacen que el movimiento de las mesas sea más rápido y pueden aumentar así el tráfico de clientela. Esto se puede ver en cadenas como McDonald’s, Burger King o Telepizza, las cuales utilizan el rojo y el amarillo de forma continuada.

También se ha demostrado en varios estudios que el color del pelo, de la ropa o del lápiz de labios de los camareros afecta directamente a la propina que dejará la clientela. Así, la investigación de este campo también ha demostrado que la cantidad de dinero que se deja de propina no tiene una relación directa con la calidad del servicio, sino también con el estado socioeconómico de las personas y sus estados de ánimo.

El color dorado como principal estimulador para el gasto

Un grupo de investigación realizó un estudio en el que dieron a los comensales la cuenta de la cena en una carpeta dorada, y a otros en una negra. Cuando se compararon las propinas dejadas por ambos grupos, se evidenció que las persones que recibieron las cuentas en las carpetas doradas dejaron un 21,5% de propina, y los que recibieron las carpetas negras un 18,9%.

El equipo de investigación también se preguntó si tal vez esto se debía a que la mayoría de las carpetas para la cuenta son negras, y brindar una bandeja o carpeta dorada es una novedad que se sale de la norma y por ello dejaron más propina.

Por ello decidieron añadir al estudio una carpeta naranja, pero el motivo de la novedad demostró no ser el foco principal del aumento de las propinas. Es decir, el color dorado era el que producía esto.

Cómo reducir tu consumo de alcohol con 7 sencillos pasos

El color dorado como fuente principal de una mayor aportación en las propinas se llevó a otras áreas. Así, en la investigación se creó un restaurante simulado y se pusieron algunas mesas con manteles dorados, lo que provocó que los clientes que estaban sentados en esas mesas dejasen más propinas que los que se sentaron en las de manteles blancos.

Tal vez esto se debe a que el color dorado siempre se presenta como algo especial y superior. Por ello las compañías que tienen programas de recompensas como la Gold Card de American Express siempre utilizan este color en esas tarjetas determinadas.

Es decir, según el estudio, la mera exposición al color dorado influye en la forma en la que gastamos el dinero, y hace que las personas que se rodean de este color en un restaurante sientan que son más ricas o que pueden gastar más dinero, por eso ten en cuenta que si vas a alguna tienda o restaurante con este color, es posible que consumas más de lo que deberías.

Vía | Fast Company

Te recomendamos

Sobre el autor

Alicia Ruiz Fernández