Empresa

Así ha evolucionado el gasto y la forma de pagar de las familias españolas durante la pandemia

Así ha evolucionado el gasto y la forma de pagar de las familias españolas durante la pandemia

La evolución de la facturación de las compras con tarjeta refleja cómo ha cambiado el gasto de los hogares por la pandemia. La recuperación del gasto que se produce una vez que comienza la desescalada sería menor al extrapolarlo al gasto total porque hay que tener en cuenta que la pandemia ha traído un mayor uso del dinero electrónico frente al físico.

El año de la pandemia del COVID-19 ha tenido consecuencias que se han notado en el comportamiento de las familias. Más allá de la grave crisis sanitaria, el confinamiento, las limitaciones de movimiento, los ERTE y los cierres de negocios han afectado a la economía de los hogares. 

7 cursos online gratis para mejorar tus finanzas personales

Esta evolución del año se observa en el siguiente gráfico de la presentación de resultados de Bankia que muestra la facturación de las compras con tarjeta tanto de la entidad como del mercado en general. Ambas líneas siguen tendencias similares: una caída abrupta en marzo y una recuperación a partir de junio para continuar con una estabilización que vuelve a caer a finales de año. 

Así, el ejercicio comenzó en niveles que superaban al año anterior en una horquilla que se movía entre el 12,8% y el 20,5%. Unos datos de crecimiento que duraron poco. En marzo, la facturación de tarjetas se desplomó. Tras los meses más duros, la tendencia del gasto volvió a subir tras la desescalada pero situándose en niveles más bajos a los de comienzo del año. 

Bankia

Además, hay que tener en cuenta que estos datos son de uso de tarjetas (tanto de débito como de crédito) y su utilización ha crecido frente al efectivo, por lo que la recuperación del gasto en general sería aún menor.

Concretamente, en la presentación de resultados, el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, apuntó que la caída del efectivo fue de un 25% durante el confinamiento duro si se tiene en cuenta el dato de la retirada de efectivo en los cajeros de la entidad. 

A esta caída del gasto, hay que añadir que en estos meses ha producido un cambio en la forma de pagar: cada vez se usa más la tarjeta en detrimento del efectivo. Este cambio de tendencia en el uso de dinero digital frente a efectivo se mantuvo el resto del año aunque con menores caídas, que Sevilla señaló que fueron de alrededor de un 15%. 

La tasa de ahorro marcó máximos en el segundo trimestre

El gráfico del gasto de tarjetas es un reflejo de cómo ha sido la evolución económica del año. El confinamiento duro tras la declaración del estado de alarma hizo que se desplomara el gasto de los hogares, que vieron limitados sus movimientos y tenían la incertidumbre de qué iba a ocurrir en los siguientes meses.

Este desplome de la facturación de las compras con tarjetas va en la línea de otros indicadores macro que ya mostraron esta tendencia. La tasa de ahorro alcanzó su nivel récord en la serie histórica en el segundo trimestre de 2020 cuando marcó un 22,5% de la renta disponible. 

Hasta ese momento, el máximo se había situado en el 12,1% —en el segundo trimestre de 2009, en plena Gran Recesión— y el valor medio desde 1999 hasta 2019 había sido del 8,2%.

*Artículo original publicado por Marta Garijo en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider