Empresa

Así es como mide el riesgo Elon Musk, y es parte del secreto de su éxito

Elon Musk prevé lanzar Megapack, con un megavatio/hora de almacenamiento

Elon Musk ha fundado y dirige varias compañías exitosas y, además de preguntarnos cómo logra afrontar tantas tareas en un mismo día, muchos nos planteamos cuál es el secreto de su éxito. La respuesta podría estar en la manera en la que mide el riesgo.

La fortuna de Elon Musk (21,9 mil millones de dólares) ni se acerca a los 124,7 mil millones de dólares de Jeff Bezos, fundador de Amazon, o los 93,5 mil millones de dólares de Bill Gates, fundadores de Microsoft. No obstante, es sin duda uno de los empresarios más reconocidos recientemente.

Todo el mundo habla de Musk por sus ideas locas. Además de dar la nota fumando porros en entrevistas en directo o liarla en Twitter, el empresario también ha dado que hablar por sus revolucionarios proyectos.

Por ejemplo, actualmente con The Boring Company está construyendo una red de túneles para llevar todo el tráfico bajo tierra y aliviar la congestión en las ciudades. Por si ver un Tesla circulando por la ciudad no era lo suficientemente emocionante, Musk lanzó un Tesla Roadster rojo al espacio con un muñeco dentro y lo dejó flotando en órbita.

Así, él mismo califica tener una empresa de cohetes como una de las maneras “más difíciles y estúpidas de ganar dinero“, compañía con la que quiere llevar a humanos a Marte y finalmente colonizar el planeta rojo.

No obstante, detrás de todas estas ideas locas y novedosas hay empresas que funcionan. ¿Dónde está la clave del éxito de Musk?  ¿Cómo sabe cuándo merece la pena arriesgar con cosas que nadie ha hecho antes? La respuesta la encontramos en un artículo de Quartz que explica cómo mide Musk el riesgo.

El mejor ejemplo está en la forma en la que nació SpaceX, relatado por Ashlee Vance en su libro ‘Elon Musk: Tesla, SpaceX and the Quest for a Fantastic Future‘. Musk estaba volviendo de Moscú con su equipo de ingenieros después de fracasar al intentar comprar cohetes rusos. El empresario estaba ocupado elaborando una hoja de cálculos, y de repente se giró y anunció que creía que podían construir los cohetes que necesitaban ellos mismos.

Los ingenieros, escépticos, cogieron su ordenador para echar un vistazo y vieron como Musk había calculado todos los costes de los materiales necesarios para construir y lanzar un cohete. El coste era menor al que asumían las compañías ya existentes, ya que el cohete tendría un tamaño algo más reducido pero sería capaz de transportar satélites más pequeños y material al espacio.

Era el resultado de meses de estudio y análisis, y realmente tenía sentido. De ahí surgió SpaceX, que desde entonces ha alcanzado enormes hitos y una reputación admirable.

El truco de Elon Musk para aprender más rápido (y ser más inteligente)

La clave estuvo en que Musk no se guió por el “status quo” a la hora de medir el riesgo, sino por principios primarios. Es decir, en vez de estudiar qué han hecho los demás y qué ha funcionado o fracasado, Musk se centra en el problema en sí y usa las matemáticas para encontrar la manera más económica y rápida de resolverlo partiendo de cero.

Eso sí, una vez da con la solución tiene que trabajar duro para llevarlo a cabo. Esto implica un horario increíblemente ajetreado, acompañado a veces de malos hábitos que hasta el empresario admite que debería evitar.

About the author

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.