Empresa

Alemania propone la semana laboral de 4 días para parar el desempleo causado por la pandemia

Alemania propone la semana laboral de 4 días para parar el desempleo causado por la pandemia

El mayor sindicato de Alemania ha empezado a negociar la implantación de semanas de 4 días laborables en algunas empresas de automoción para enfrentar al desempleo por el coronavirus.

El mayor sindicato de Alemania, IG Metall, ha dado un golpe sobre la mesa con la que será su principal reivindicación de cara a la nueva ronda de negociaciones colectivas: reducir la semana a 4 días laborales para frenar el desempleo acaecido por el coronavirus.

En el corto plazo, mencionó el colectivo el pasado sábado, la medida ayudaría a enfrentar “los cambios estructurales en sectores como el de la automoción”, que no sólo ha sufrido un duro golpe en los últimos meses, sino que será de los últimos en recuperarse por completo (si es que en algún momento llega a hacerlo), en palabras del presidente del sindicato, Jörg Hoffman, al periódico nacional Süddeutsche Zeitung.

“Con esto, los empleos en la industria pueden mantenerse en lugar de ser recortados”, resume Hoffman.

La industria automotriz alemana —uno de los pilares de la economía del país— está experimentando una importante transformación hacia la movilidad sostenible, impulsada por los movimientos climáticos, el aumento de la automatización, la digitalización y los cada vez más restrictivos impuestos para reducir las emisiones.

IG Metall, que representa a los trabajadores de los principales fabricantes de automóviles como Audi, BMW y Porsche, es el mayor sindicato industrial de Europa. Su poder de negociación, mencionan los analistas especializados, los sitúa como una de las principales tendencias nacionales a la hora de lograr acuerdos de calado.

La semana de 4 días reduce niveles de estrés, mejora la creatividad y aumenta la cohesión de grupo

Grandes marcas como Daimler, ZF o Bosch ya llegaron a acuerdos este verano para reducir los días o las horas laborales entre sus plantillas, pero la iniciativa lleva largo tiempo implementada en Perpetual Guardian, la empresa de asesoramiento financiero más importante de Nueva Zelanda.

Su CEO, Andrew Barnes, es autor de diversos artículos y libros sobre las bondades de la semana de 4 días, inducida en Perpetual desde 2018. Según aseguró a Business Insider, los resultados han sido una plantilla con “menores niveles de estrés”, “mayor creatividad” y “mejor cohesión de grupo”.

El ejemplo se puede transportar incluso a algunas de las empresas más grandes del mundo. En agosto de 2019, Microsoft hizo una prueba cerrando su filial en Japón todos los viernes, lo que provocó un incremento de productividad del 40% respecto al mismo mes del año anterior.

“Todos los elementos que hacen tu negocio exitoso mejoran utilizando esta estrategia. En realidad, si quieres tener un negocio exitoso, no ponerla en marcha es verdaderamente tu mayor problema“, afirmó Barnes. A la vez, la medida juega a favor de empresa y trabajador, ya que evita los recortes de personal y sortea los costes de despido.

Desde el punto de vista de las empresas, la semana de 4 días les resulta positivo “porque realmente disminuye el absentismo, y hay muchos datos que lo corroboran, e incrementa la productividad“, según José Canseco, profesor de EAE Business School. El motivo es la mayor concentración, dado que “la mente humana está construida para llegar a un límite de productividad de 6 horas”.

Según un documento publicado por la Organización Internacional del Trabajo en 2018, “se ha demostrado que trabajar horas excesivamente largas de forma regular reduce la productividad debido a una mayor fatiga, además de que, aquellos trabajadores con largas horas y/o grandes cargas de trabajo informan que disminuye su satisfacción laboral y su motivación“.

Otro estudio, que sometió a las mismas pruebas a un grupo de personas que trabajaban 40 horas a la semana y a otras que trabajaban 55, encontró que este último tuvo un rendimiento mucho peor. De hecho, existe una cantidad sorprendente de investigaciones que demuestran que las horas de trabajo más largas están asociadas con una salud negativa.

Un movimiento global apoyado por varios gobiernos​

Además del movimiento sindical alemán, son ya varios los candidatos y gobiernos de todo el mundo los que abogan por una tendencia internacionalista que defienda las semanas de 4 días laborales, sobre todo para sofocar el avance de la automatización y las consecuencias que podría tener para el empleo.

En el caso de EEUU, por ejemplo, la idea está calando: el 82% de los trabajadores se mostró favorable a una semana más corta, aunque esto suponga jornadas de trabajo más prolongadas, según un estudio de The Harris Poll.

También en dirigentes políticos como la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, quien pidió a los empresarios que se plantearan esta jornada reducida para ayudar a la recuperación económica del país. “Los 4 días”, asegura Ardern, ayudarían a sus habitantes a plantear, por ejemplo, viajes en familia y reactivar así el tejido turístico, uno de los más afectados por la pandemia.

Es una medida que también ha sido vinculada a la primera ministra finlandesa, Sanna Marin. En su caso, la actual líder Gobierno se mostró favorable a la semana reducida cuando ostentaba el puesto de ministra de Transportes, hace un año, y en principio la iniciativa no forma parte de las prioridades de su Gobierno,  según confirmó el Ejecutivo del país escandinavo en su cuenta oficial de Twitter.

No todos los sectores pueden aplicar una jornada semanal de 4 días

No obstante, este tipo de medidas no sirven para todos los sectores. Por ejemplo, si en la industria prima salario es por horas y, de repente, pierdes ocho horas a la semana, habrá quien no quiera tener este fin de semana de 3 días. En ocasiones, dependiendo de la persona y si puede permitírselo, se opta por tomar el miércoles libre (en lugar del jueves) para que la vuelta al trabajo el lunes no sean tan traumática.

Charlotte Lockhart, cofundadora junto a Andrew Barnes del movimiento 4 Day Week Global, considera que las empresas deben tener en cuenta que “toman prestadas a las personas de sus vidas” y, por lo tanto, deben intentar adaptar las jornadas a las condiciones de cada trabajador.

“Hemos aprendido que cada persona necesita un estilo diferente de días libres, por lo que tenemos que crear un estilo de vida que les permita trabajar de forma productiva y tener tiempo libre, porque nuestra capacidad para trabajar desde casa o desde otro lugar no es siempre uniforme”, apuntó a Business Insider.

*Artículo original publicado en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider