Uno de los aspectos que más incomodan de coger un vuelo, es todo el tiempo que este acto requiere.

Por lo general tendemos a llegar dos horas antes de nuestro embarque. Puede haber atasco o cola en el control de seguridad. Pero una vez que hemos conseguido pasar esto sin incidentes disponemos de todo ese tiempo sin más que hacer que esperar a embarcar.

Estas aburrido, no hay nada que hacer, cómo puedes entretenerte. Dando un paseo por las tiendas. Los aeropuertos lo saben bien y quieren hacer lo máximo para asegurarse de que terminarás “picando” en estas zonas de ocio y dejando algo de tu dinero.

Se trata de la teoría del público cautivo, donde la gente realmente no tiene otra opción. Y los aeropuertos no solo lo saben bien, sus espacios están pensados para favorecer en todo momento las compras. 

Tus compras son un ingreso importante para los aeropuertos

De acuerdo a The Hutle, los ingresos de un aeropuerto generalmente se dividen entre dos categorías:  lo relativo a la aeronáutica (dinero que obtienen de las tarifas de aterrizaje y las aerolíneas) y a los no-aeronáutico (concesiones, aparcamiento, hoteles).

Este componente de concesiones, que incluye alimentos, bebidas y ventas al por menor, representa, según el medio, hasta el 60% de los ingresos totales de un aeropuerto  y es extremadamente esencial para su resultado final.

En nuestro país, en 2018 las tiendas libres de impuestos reportaron a AENA 318 millones de euros, con aumentos más significativosrespecto al año anterior en  restauración (+14.3%), retail (+16,1%) y aparcamientos (+8,9%).

El motivo por el que las ventanas de los aviones son redondeadas

Por lo que harán lo posible por asegurarse de que comenzamos a gastar dinero una vez pasado el control de seguridad.

Precisamente, esta espera entre cruzar el control de seguridad y embarcar es conocida por aeropuertos y establecimientos como “the golden hour“, los primeros 60 minutos que un pasajero tiene para poder gastar y donde cuenta con el mejor ánimo.

Y distintas medidas asumidas por los aeropuerto están diseñadas a propósito para guiar a los pasajeros a través de las áreas de obtención de dinero. Empezando por las mejoras a la hora de pasar la seguridad.

Aspectos como check-in online, el pasaje en el móvil y otras mejoras permitidas por la tecnología han logrado que ahorremos tiempo de espera en el aeropuertoA pesar de ello, seguimos llegando con bastante antelación al aeropuerto. Y estos no van a contribuir a hacerte pensar en lo contrario. Gracias a esto ahora los pasajeros pueden invertir más tiempo en zonas como el duty-free.

Además, existen otros trucos con los que los aeropuertos quieren hacernos gastar más dinero. Sigue leyendo para conocerlos.

1. El primer gasto en el aeropuerto llega con el estacionamiento, evitar el parking es casi imposible

En el parking del aeropuerto de Barajas (T2 y T4), los 15 primeros minutos salen gratis. Parece una medida efectiva a la hora de evitar que los vehículos colapsen las zonas de acceso al aeropuerto.

Aunque por otro lado, también parece un señuelo eficaz para intentar incentivar el dejar el coche en el parking incluso cuando solo se trata de recoger o dejar a un viajero. Ten en cuenta que si tardas 16 minutos el precio de partida será 1,80 euros.

El parking es uno de los primero espacios destinados para hacernos gastar dinero con el que cuentan los aeropuertos. Y es bastante efectivo. Piensa que solo se trata de un enorme espacio vacío del que sacar todo el beneficio. Y librarse de este es complicado, más cuando se debe dejar el coche el tiempo que dure el viaje.

En estos casos, dependiendo del aeropuerto, el estacionamiento podría incluso superar el precio del vuelo.

De acuerdo a un estudio elaborado por AirHelp, y publicado por La Vanguardia, en 2018 dejar el coche estacionado una semana en el aeropuerto sin previa reserva podía llegar a costar hasta 92,50 euros en el caso del aeropuerto de Ibiza, uno de los más caros, seguido de Barcelona, donde el precio alcanzaba los 88,45 euros.

Aunque estas tarifas lejos están de otros aeropuertos internacionales. De acuerdo a Business Insider EE.UU. Londres Heathrow y el aeropuerto de Abu Dabi en los Emiratos Árabes Unidos cuentan con los parkings más caros, con un precio de 249 dólares y 235 dólares respectivamente, por estacionar en ellos durante una semana.

2. El duty- free tras el control de seguridad quiere indicarte que es hora de comprar

Uno de los principales trucos de los aeropuertos para favorecer que los pasajeros se gasten más pasa por colocar el espacio duty-free nada más cruzar el control de seguridad.

Acaba de cruzar uno de los puntos en el que puede tener más problemas de retención, o pueden retirarle alguna de sus pertenencias. Tras pasarlo, el pasajero se encuentra más relajado y con un montón de tiempo libre sin nada que hacer hasta la hora de embarcar.

Como recoge un informe de la consultora Intervistas, que explora cómo mejorar las ventas en los aeropuertos, el duty-free tras el control de seguridad hace que esto sea lo primero que ve el pasajero tras entrar en este estado de calma. Y “la visión de la zona de compras indicará al cerebro del cliente que es hora de comprar”.