Según un informe de 2018 de Country Financial, más de la mitad de los millennials mayores de 21 años reciben ayuda económica de un padre o un tutor.

Un tercio de los más de 1.000 adultos encuestados todavía recibían dinero de sus padres cada mes para cubrir gastos como la gasolina, comida, alquiler o la factura de su teléfono móvil, mientras que casi dos tercios recibieron ayuda un par de veces al año, según el mismo estudio.

Por otro lado, otro informe de Merrill Lynch y Age Wave puso de manifiesto que el 58% de los primeros adultos, entre los 18 y 34 años, no podrían permitirse sus estilos de vida actuales sin el apoyo de sus padres.

Pasos para invertir automáticamente 100 euros al mes con beneficios

Siguiendo este esquema, Kate Ryan, directora de planificación financiera de TIAA asegura que la gente olvida “el valor de la independencia financiera y, por lo tanto, les impide que esto se convierta en un claro objetivo”.

La independencia financiera les da la “oportunidad de soñar realmente sobre cómo quieren que sea su vida y la libertad de vivirla como deseen”, añade. Aprender a hacerse cargo de su dinero requiere disciplina y planificación en torno a sus finanzas. Por eso, describe 5 pasos que pueden ayudar a conseguirla.

Paso 1: crear un presupuesto

El presupuesto que requiere Facebook Ads es menor que Google Adwords

La mayoría de los expertos comienzan diferenciando entre gastos discrecionales y fijos. Entonces puedes elegir “áreas que no son negociables y otras donde puedas reducir tus gastos“, explica Ryan.

En esta línea, describe que nunca ha tenido un cliente que haga un presupuesto y descubra que “están gastando menos de lo que pensaban”.

Paso 2: reducir el gasto

Estos son todos los gastos que puedes deducirte en 2020 si eres autónomo

Una vez que hayas trazado tu presupuesto, comienza a recortar algunos gastos que simplemente deseas y que realmente no necesitas, al menos temporalmente.

Para Ryan, eso significa recortar en “compras impulsivas”. Para lograr esto, es aconsejable que utilices una tarjeta de débito en lugar de una de crédito. Realmente tienes que vigilar “tus finanzas a diario”, describe.