Empresa

4 malos hábitos financieros que conviene abandonar en la treintena

4 malos hábitos financieros que conviene abandonar en la treintena

La experta Elizabeth Aldrich repasa para Business Insider cuáles son los cuatro peores hábitos relacionados con el dinero que logró abandonar antes de cumplir treinta años.

Escribo sobre finanzas personales para ganarme la vida, lo cual es irónico para cualquiera que me conozca desde hace tiempo. Cuando tenía 20 años, la mayor parte de mi vida revisar una cuenta bancaria era como ver un accidente de coche en cámara lenta.

Estudie economía, así que entender el dinero y las matemáticas no es mi problema. Sabía qué hacer con mi dinero, pero no lo hice. Mi comportamiento estaba profundamente arraigado en los malos hábitos que había ido desarrollando, o en los buenos hábitos que no había logrado formar.

Afortunadamente me las arreglé para hacer algunos cambios a finales de mis 20 años. Recientemente cumplí los 30, y aquí están algunos de los malos hábitos de dinero que logré dejar antes de entrar en una nueva década.

1. Evitar mirar mi cuenta bancaria

Solía entrar en modo de ataque de pánico completo revisando mi cuenta bancaria, así que dejé de hacerlo. Esto era un gran problema porque también tenía el hábito de dejar que el saldo de mi cuenta corriente bajara a casi 0 euros. Más de una vez, me rechazaron la tarjeta para finalmente mirar mi saldo y darme cuenta de que no me quedaba dinero.

No fue hasta mediados de mis 20 años, después de quedarme sin blanca en un país extranjero, que me obligué a empezar a revisar mis cuentas bancarias regularmente. Configuré mi navegador para que abriera automáticamente la página de inicio de sesión de cada una de mis cuentas como recordatorio. Ahora, reviso mis cuentas de cheques, ahorros y tarjetas de crédito a diario.

Eso puede sonar exagerado para algunos, pero mantener mis números en mente ha sido fundamental para ayudarme a alcanzar mis otros objetivos financieros.

2. No hacer un seguimiento de mis gastos o mantener un presupuesto

Hacer un presupuesto es tedioso, y a los 20 años, no tenía ni idea de adónde iba mi dinero o cuánto traía la mayor parte del tiempo. Esto me hizo gastar más de lo que ganaba.

Ahora, he encontrado maneras de apegarme a un presupuesto sin siquiera pensarlo. Uso Mint, que automatiza mi presupuesto para mí, y también utilizo dos cuentas corrientes como herramienta presupuestaria.

3. Acotar un saldo en mi tarjeta de crédito

¿Recuerdas el hábito que tenía de gastar más de lo que ganaba? Tenía que ver con mi hábito de comprar en mi tiempo libre. Cada mes subía el saldo de mi tarjeta de crédito y luego pagaba lo que podía al final del mes. Acumulé 10.000 dólares en deudas y fácilmente gasté miles de dólares en intereses de tarjetas de crédito a los 20 años.

8 hábitos de ahorro que te pueden acabar saliendo caros

Mi solución a este problema era doble. Primero, dejé de comprar cosas que no necesitaba, lo cual fue ayudado por el hecho de que me cansé de ver todo el desperdicio que estaba produciendo. Todavía uso las tarjetas de crédito, pero reviso todos mis saldos diariamente para ver si el saldo de mi tarjeta de crédito está subiendo demasiado.

4. Ignorar mi cuenta de ahorros

No me tomé en serio el ahorro de dinero a los 20 años. La jubilación se veía muy lejos, y no tenía ningún deseo de comprar una casa o tener hijos.

Encontrar el saldo de mi cuenta bancaria con un solo dígito en algunas situaciones extremas y dejar mi trabajo sin suficiente dinero ahorrado me despertó el hecho de que necesitaba un fondo de ahorro de emergencia.

Pero yo quería más que eso. Imaginar todas las cosas que podría hacer con mi futuro si tuviera un fondo de reserva, desde hacer viajes alrededor del mundo hasta iniciar un negocio o ayudar a un miembro de la familia que lo necesitara, me ayudó a comprender la inestimable sensación de seguridad, libertad y posibilidad que conlleva tener dinero ahorrado.

Comencé a construir mis ahorros abriendo una cuenta de ahorros de alto rendimiento gratuita. Me acostumbré a pagarme a mí misma primero, es decir, a depositar dinero en mi cuenta de ahorros antes de pagar las cuentas o hacer compras. También empecé a fijarme metas de ahorro concretas y a tomarlas en serio, y cuando no las cumplo, encuentro maneras de ganar más dinero.

Mi situación financiera sería mucho mejor si hubiera aprendido estas lecciones antes, pero todos cometemos errores a los 20 años. Cambiar mis hábitos de dinero cuando lo hice ha mejorado profundamente mi estrés y mi ansiedad, y también me ha ayudado a mirar hacia el futuro con un sentido de optimismo que no solía tener.

*Artículo original publicado en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider