“Nos engañamos a nosotros mismos cuando nos ponemos excusas”. Esta cita la realizó el conocido filósofo estadounidense, Eric Hoffer, hace ya muchos unos años. Sin embargo, sigue estando vigente y es aplicable a múltiples ámbitos. Algunos tan inesperados como el hecho de ahorrar.

Aunque no lo quieran hacer, muchas personas ponen muchas excusas cuando hablan de ahorrar dinero y, en general, de sus finanzas personales. Se dicen a sí mismas lo que quieren escuchar para justificar sus elecciones, su comportamiento y su evasión de responsabilidades determinadas.

Por desgracia, las personas tienden a creerse a sí mismas. Repiten una y otra vez sus excusas con tal frecuencia que eventualmente son tomadas como verdades. Esto hace que continén en el autoengaño. Excusarse es perjudicial también en el ámbito financiero y tiene repercusiones que pueden durar mucho tiempo.

Estas son algunas de las excusas que la gente pone para no ahorrar.

1. Solo necesito ganar más dinero para ahorrar

5 técnicas que no conocías para ahorrar dinero a diario

¿Cuál es la excusa?

Únicamente tienes un problema: no ganas el dinero suficiente. Tras resolver ese pequeño inconveniente, conseguirás abrir todas las puertas. No importa los malos hábitos financieros que tengas, puesto que, con más capital, sí podrás ahorrar.

¿Cuál es la realidad?

Incrementar tus ingresos puede contribuir a mejorar tu situación financiera, pero seguramente no es el único factor. De hecho, si tienes pocas habilidades para administrar tu patrimonio, renuncias a la planificación y al presupuesto, el hecho de ganar más dinero solo agravará tu situación adversa. No la mejorará. Esto conlleva una honestidad consigo mismo.

Recuerda, “no es más rico el que más gana, si no el que más ahorra”.

2. Empezaré a ahorrar cuando gane más dinero

10 formas de ganar dinero desde tu móvil

¿Cuál es la excusa?

Tienes buenas intenciones. Sabes perfectamente que necesitas ahorrar dinero y lo planteas, pero sientes que no tienes capital suficiente para pagar tus gastos habituales. Tan pronto como cambie la situación, ahorrarás.

¿Cuál es la realidad?

Si el hecho de apartar dinero no es una prioridad ahora mismo, ganar más dinero no lo convertirá repentinamente en uno de esos objetivos. Al acostumbrarte a gastar el 100% de lo que traes, resultará muy complicado cambiar ese hábito que ya tienes instaurado.

Cuando los ingresos se disparan, los deseos y necesidades también lo hacen.