Empresa

7 datos que no sabías sobre el agua embotellada (y su coste ambiental)

12 datos que revelan por qué el agua embotellada es la gran estafa del siglo

Te revelamos algunos datos acerca del agua embotellada, los costes y peligros que supone -como la presencia de microplásticos- o la escasa diferencia de sabor y pureza que implica con el agua del grifo.

Casi 780 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a una fuente de agua limpia -que fluye a través de conexión doméstica, un pozo o un manantial protegido-.

Diseñadores brasileños crean un sistema doméstico para potabilizar el agua de lluvia

Solamente en Estados Unidos, el 99.2% del país tiene acceso a agua limpia del grifo, pero a pesar de ello muchos estadounidenses optaron por beber agua embotellada debido a las preocupaciones sobre el mal sabor y la contaminación.

7 datos que deberías conocer acerca del agua embotellada

  • Mayor presencia de microplásticos: El agua embotellada tiene más probabilidades de estar contaminada por partículas microplásticas que el agua del grifo. Un estudio realizado en la Universidad Estatal de Nueva York reveló la presencia de nanopartículas de plástico en el 93% de las muestras tomadas entre las principales marcas de agua embotellada en nueve países: Estados Unidos, China, Brasil, India, Indonesia, México, Líbano, Kenia y Tailandia.
  • El primer caso documentado de agua embotellada es relativamente reciente: La primera botella que se vendió fue en Boston, Massachusetts, en la década de 1760. Una empresa llamada Jackson’s Spa embotella y vende agua mineral para usos “terapéuticos”. Las empresas en Saratoga Springs y Albany también envasaban y vendían agua.
  • Cuesta 2.000 veces más dinero beber agua embotellada que beber del grifo. Eso lo saben muy bien las compañías de refrescos. Por ejemplo, en 2017, Pepsi compró un anuncio de Super Bowl de 30 segundos para debutar con su marca de agua embotellada premium LIFEWTR. Sin embargo, un informe encontró que casi la mitad de toda el agua embotellada se deriva del grifo, aunque puede ser procesada. Y cuando hay problemas con esta última, la solución es invertir en actualizar y repara los sistemas de depuración de agua. La diferencia radica en la distinta regulación a la que están sometidas el agua mineral y el agua del grifo, estando la segunda sometida a una tasa pública por parte de las administraciones.
  • En realidad no sabemos diferenciar el sabor:  Aunque algunas personas se quejan del sabor del agua del grifo, la mayoría de nosotros probablemente no podemos notar la diferencia. En una prueba de sabor a ciegas realizada por estudiantes de la Universidad de Boston, solo un tercio de los probadores de sabor identificaron una muestra de agua del grifo correctamente.
  • Hacer agua embotellada se trata de un proceso costoso, que requiere muchos recursos: El material, como sucede con muchas otras clases de plástico, se produce a partir de los subproductos del petróleo crudo. Un estudio de 2009 publicado en la revista Environmental Research Letters relativo al mercado de agua americano reveló que el plástico que se introdujo en el agua embotellada que los estadounidenses consumieron en el año 2007 provino de los subproductos de entre 32 millones y 54 millones de barriles de petróleo. Además, por cada litro de agua embotellada se desperdicio más de un tercio de litro.
  • El porcentaje de botellas recicladas es realmente bajo: Por cada seis botellas de agua que usan los estadounidenses, solo una llega a la papelera de reciclaje, según datos del National Geographic. En nuestro país, aunque ECOembes cifra que en el año 2018 se alcanzó una tasa de reciclado del 90% de las botellas de plástico (PET), Greenpeace y numerosos estudios independientes cifran que únicamente se recicla el 30% del plástico. Por otro lado, únicamente 2 de cada 100 envases de plástico se fabrican con envases de plástico reciclado en nuestro país.
  • En España el 99,5% del agua del grifo en España tiene un carácter potablesegún el Ministerio de Sanidad. Según los cálculos realizados, apostar por el consumo del agua del grifo provocaría un ahorro en los hogares europeos de más de 600 millones de euros al año.

Fuente | Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.