Los inversores han podido obtener una gran rentabilidad este ejercicio, pero si quieren preparar sus carteras para repetir resultados es necesario adaptarse a los cambios de los mercados.

Para 2020, los datos económicos sugieren, cada vez más para muchos expertos, que lo peor de la ralentización económica ya puede haber pasado. Aun así, el entorno sigue siendo de bajo crecimiento, con rendimientos de un solo dígito y con el apoyo de los bancos centrales con políticas acomodaticias.

Asimismo, de cara a 2020 hay que tener en cuenta una serie de factores políticos y económicos que marcarán el desarrollo de la economía global, tal y como analiza Stéphane Monier, Chief Investment Officer de Lombard Odier. Se prestará mucha atención a la política estadounidense ya que estos celebran “sus elecciones presidenciales y si los inversores han aprendido algo en los últimos años es que un solo hombre puede poner muchas piedras en el camino en cuanto a políticas se refiere”.

Por qué invertirás mejor en bolsa si eres músico

Irónicamente, dada la confusión inspirada en Trump de los últimos tres años, los mercados están muy preocupados por cualquier indicio que sugiera que presidente pueda ser relevado por la demócrata Elizabeth Warren.

El comercio es la única cuestión que ha dado color al panorama inversor. Mucho depende de si en las últimas semanas de 2019 las negociaciones puedan sugerir la supresión de los aranceles el año que viene. Si China y Estados Unidos no pueden resolver su disputa antes de las elecciones presidenciales de este último, y si Trump esquiva el impeachment y es reelegido, “es posible que incluso aumenten las tensiones”. Los mercados reaccionarán “a cualquier acontecimiento”, destaca el experto.

En este contexto, para construir una cartera resistente con unos retornos interesantes, Monier hace 10 recomendaciones para los inversores.

1. Apostar por diversificar la cartera y tener agilidad en el proceso de inversión

Los inversores deben prestar especial atención a la gestión de una cartera bien diversificada y resistente a medida que avanzamos hacia 2020, en opinión de Monier. Las sorpresas inevitables “desafiarán las asignaciones”, añade.

Esto significa que los inversores deben tener claro cómo construyen su exposición y mantener “niveles adecuados de efectivo para seguir siendo flexibles, sin perder de vista sus convicciones”.

2. Proteger tus inversiones ante los peligros que puede haber a futuro

Para defender las ganancias de una cartera, los inversores deberían fijarse en “el yen japonés, así como en las opciones de venta del oro”, afirma el experto. En este sentido, opta prioritariamente por el yen japonés frente al franco suizo, porque este último ha mostrado “correlaciones más débiles con el riesgo global desde 2015”.

De este modo, poner márgenes a los índices bursátiles es una forma relativamente “atractiva de proteger una cartera de una fuerte caída del mercado”. Por último, si se gestiona tácticamente, “el oro aún puede jugar un papel importante como diversificador de la cartera, protegiéndola contra la inflación y la volatilidad (así como de los temores de los mercados)”.