La mala planificación financiera hace que tu salud económica puede que no sea la más adecuada. De ahí a la importancia de tener unos buenos hábitos con el ahorro, el control del gasto o la aplicación de los principios básicos en materia financiera.

Los 10 sectores laborales que crearán más empleo tras la pandemia

Ante una eventualidad adversa como puede ser la pérdida del empleo, la realidad es que hay que estar más preparado que nunca. El fondo de emergencia puede ayudar a resolver algunas situaciones incómodas en el corto plazo.

Con todo, hay algunos trabajos que ante la llegada de una crisis son más vulnerables que otros. A continuación, puedes echar un vistazo a los trabajos que pueden sufrir más con una recesión económica como la ocasionada por el COVID-19, tomando como referencia un análisis publicado por MSN Money en Estados Unidos.

Trabajos en hoteles y actividad turística

La industria de los hoteles y el turismo es muy posible que tarde en recuperarse o que nunca lo haga como en los niveles previos a la pandemia.

La gente ya no viaja tanto. Incluso en recesiones no relacionadas con pandemias, estas industrias suelen ser las primeras y las más afectadas porque dependen de ingresos discrecionales, que para muchos son escasos o inexistentes durante tiempos económicos difíciles.

Empleos relacionados con los recursos humanos

Otro de los trabajos que pueden gozar de una mayor vulnerabilidad pueden ser los que se dedican a la búsqueda de nuevas posiciones. Generalmente en las crisis este tipo de actividades se ve muy mermada por la caída generalizada del empleo. Muchas empresas han cerrado sus procesos de contratación para reducir costes.

Trabajadores de minería, petróleo, gas y transportes

A finales de marzo, la firma de investigación y estadísticas, IBIS World, publicó un importante estudio que incluía a los trabajadores de la minería, el petróleo y el gas entre los más vulnerables a una recesión relacionada con el COVID-19.

Se espera que una disminución global en la manufactura hunda los precios de las materias primas como el petróleo, el carbón y el cobre. Además, la caída en la demanda de viajes, como consecuencia del virus, ya está obligando a las compañías productoras de energía a reducir la producción.

Asimismo, el declive en los sectores de fabricación, almacenamiento y energía afectará y se verá reflejado en un descenso de los empleos relacionados con el transporte, que desempeña un papel fundamental en la cadena de suministro para esas industrias.

Actividades susceptibles de automatizarse

La recesión que ya atraviesa el conjunto del planeta ya coincide con el auge de la inteligencia artificial y la automatización, poniendo en riesgo cualquier trabajo que un ordenador o robot pueda hacer más rápido. “Si las empresas pueden usar software más baratos que hagan el trabajo más rápido y con mayor precisión, sin duda afectaría a muchos trabajadores”, dice Yaniv Masjedi, director de marketing de la firma de comunicaciones comerciales Nextiva, en declaraciones que recoge MSN Money.

Los más vulnerables entre estos, según Masjedi, son trabajos en plantas de fabricación, tareas de secretaría, gestión de inventarios y responsabilidades en la industria de preparación y servicio de alimentos.

De este modo, los trabajos de almacén han sido durante mucho tiempo vulnerables al auge de la automatización y, según un último informe de IBIS, esa dinámica solo empeorará ante una recesión.

Empleos relacionados con la industria del ocio

Andrew Roderick, experto en economía y director ejecutivo de Credit Repair, predice en palabras que recoge el portal estadounidense que esta industria, entre la que se encuentran negocios enfocados en recreación, entretenimiento, deportes y turismo, continuará sufriendo un duro golpe.

“De los sectores que están en mayor riesgo durante la recesión por el COVID-19 el ocio ha experimentado el mayor impacto en el corto plazo como resultado de las restricciones a las grandes concentraciones“, cuenta Roderick.

Asistente legal

El papel del asistente legal podría estar encaminado a la extinción o algo parecido, principalmente porque la tecnología permite a los abogados realizar muchas de las tareas tradicionales de los asistentes legales por su cuenta.

Trabajos de arte y entretenimiento

Al igual que la hostelería y el turismo, la industria de las artes y el entretenimiento se ha visto afectada por la crisis del COVID-19, debido a que la gente no puede ir al teatro o al cine en la mayoría de los lugares. Son trabajos que suelen verse perjudicados en recesiones. Los viajes, los gastos en arte y entretenimiento requieren ingresos.

Empleos relacionados con la actividad inmobiliaria

El sector inmobiliario es una industria que puede pasarlo mal, ante la recesión ocasionada por el coronavirus, aunque no se prevé que sea tan grave como en 2008.

Esta industria puede atravesar un bache al calor de las recesiones tanto en el lado residencial como en el comercial, debido a la destrucción generalizada de puestos de trabajo y la reducción de los ahorros de los hogares.

Empleados de hostelería

Cuando los tiempos económicos son difíciles, salir a comer es uno de los primeros gastos extraordinarios para la mayoría de las familias. De ahí a que se traduzca en que los trabajos en bares y restaurantes sean menos demandados. Más aún, con las medidas restrictivas aprobadas por el Gobierno, que reducen el número de mesas totales por establecimientos.

Según un informe de McKinseyhasta 13,4 millones de puestos de trabajo se consideran “vulnerables” en esta industria.

Contables y gestores

Durante las recesiones, es más probable que la gente pague sus propios impuestos y gestionen su dinero hasta que se despeje de nuevo el panorama.

De igual modo, habrá menos demanda de contables y gestores si las empresas fracasan y finalmente tienen que bajar la persiana.

Crupieres y trabajadores de casino

Pese a que se piensa que el mundo del juego está hecho a prueba de crisis económicas, la realidad es que los casinos suelen verse bastante afectados durante una recesión. Esto repercute directamente en los trabajadores y en las nuevas contrataciones.

Además, con el aumento de la digitalización y la automatización del juego, una crisis económica podría generar la pérdida de muchos empleos en los casinos.  Debido a las regulaciones para mantener la distancia de seguridad, estos espacios, que generalmente son cerrados, comenzaron a disminuir el aforo en sus instalaciones y apostaron por la digitalización.

*Artículo original publicado por Héctor Chamizo en Business Insider